viernes, 17 de abril de 2015

¿Tiene sentido el dolor?

Hemos hablado mucho acerca del dolor. De posibles causas y de cómo es un padecimiento en sí mismo. De ciertas recomendaciones para enfrentarlo y ayudar a personas cuando lo padecen. También nos hemos referido a nuevos descubrimientos para los tratamientos alternativos y complementarios del dolor.

Para finalizar este tema, creo importante hacer unas acotaciones de este importante tema hoy día. El tema central es el sentido que puede tener el dolor. Para Victor Frankl, fundador de la Logoterapia, el sufrimiento es uno de los caminos que la persona tiene para encontrar el sentido de su vida. Cómo puede ser esto posible? Al ser una una experiencia que lleva al límite, que cuestiona la existencia misma, que reestructura las creencias y la identidad, si se asume se llega inevitablemente a un reencuentro con lo más esencial de uno mismo y de la vida.

Provoca mucho temor y no es la primera opción de nadie recurrir al dolor para encontrar el sentido de la vida, pero el tomarlo así hace que la persona trascienda esa experiencia y encuentre lo que muchos pierden en casos así: la esperanza. Cuando una persona encuentra el sentido de aquello que vive, bueno o malo, logra trascender esa vivencia y se define a partir de esa trascendencia.

Puede sonar muy filosófico, pero es lo más humano y las personas que se encuentran en esta situación saben perfectamente el significado de estas palabras. Claro que el reto es ayudar a la persona a trascender, sólo ella puede hacerlo, pero el guiarla es importante para que descubra por sí misma esa valiosa experiencia.

Toda experiencia es potencialmente trascendente, pero el dolor tiene la característica de desnudar la existencia misma, hace que la persona pueda ver lo importante y valioso, sin máscaras o mentiras: el dolor puede ser un excelente maestro. No es nada fácil en una sociedad hedonista lograr esto, eso es definitivo, pero la recompensa es sumamente rica y valiosa para todos los involucrados.

Pocas personas asumen un compromiso de esta manera, algunas de ellas por ignorancia, nuesto deber es guiar a estas personas a lo que puede ser la última frontera, pero ésta hará que todo el viaje adquiera sentido y la increíble e indescriptible experiencia de encontrar el sentido de una vida y la autorrealización que esto conlleva. Ese es el reto último, la esperanza final, el eterno consuelo. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails