miércoles, 29 de abril de 2015

¿Cómo saber si mi hijo es verdaderamente hiperactivo?


Decíamos en el artículo anterior, que sólo los psiquiatras y psicólogos a través de los 2 manuales de psiquiatría pueden diagnosticar si un niño recibe o no esta etiqueta. Sin embargo, hay que tomar en cuenta estos datos para aceptar un diagnóstico de esta naturaleza.
Este trastorno empieza generalmente a los 5 años, hacen que el niño se aísle, sea impopular (no tenga amigos), presente déficit cognoscitivo y retrasos del lenguaje y desarrollo motor y no pueden concentrarse ni siquiera en sus juegos.
En nuestra consulta hemos encontrado que muchos niños que los padres nos traen por esta razón son muy inteligentes, felices y populares, todo lo contrario a lo que dicen los manuales, lo que nos indica que la etiqueta no está correcta.
En realidad, el déficit atencional y la hiperactividad no son dos enfermedades separadas, el nombre real es trastorno hipercinético y requiere presencia de ambos síntomas y que se presenta al menos en dos contextos. Muchas veces sólo en la escuela es el problema, no en la casa. Esto invalida el diagnóstico.

En el DSM-IV, se establece que los síntomas deben persistir por lo menos 6 meses, hasta que no pase este tiempo, no se puede hablar de este padecimiento y habría que esperar para considerar este diagnóstico. Estas consideraciones nos han permitido saber que más del 90% de los niños que nos llegan a consulta por esta queja no cumplen con los criterios diagnósticos y por lo tanto, ese no es el problema real.
Si el niño cumple los requerimientos para el diagnóstico, hay un tratamiento y hay un buen pronóstico de curación. Si el niño no cumple con los requerimientos, el abordaje es más simple y en nuestra experiencia, se requieren como promedio 3 o 4 sesiones para solucionar el problema.
Conversemos en info@pnlhoy.com

lunes, 27 de abril de 2015

¿Es mi hijo realmente hiperactivo?



Muchas madres y padres han sido llamados por la maestra de su hijo con el reporte de que su hijo se comporta mal en clase y le dice “su hijo es hiperactivo”. Los padres preocupados, apenados y enojados buscan ayuda. Les cuesta decidir si lo llevan a un psiquiatra, psicólogo o pedagogo. Tienen que pensar en honorarios, en que si su hijo aceptará la ayuda, en que si será medicado y después, pensar cuánto va a durar su hijo en tratamiento y si tendrá cura o requerirá tratamiento largo con algún medicamento.
En ocasiones, los medicamentos que le recetan lo mantienen aturdido, como apagado y los padres, especialmente la madre, les duelen ver a su hijo así y se encuentran en la disyuntiva de seguir dando el tratamiento o no. Aunado a esto, muchas veces en consulta me he encontrado que los padres son educadores y hay frustración de que su hijo sea diagnosticado de esta forma: aparece la culpa además de los sentimientos anteriores.
Para estos casos y para los padres que se encuentran en una situación así con un hijo, vamos a explicar qué es y cómo saber si mi hijo realmente tiene este síndrome.
Existen sólo 2 instrumentos para realizar un diagnóstico: el DSM-IV y el CIE-10, ambos manuales de psiquiatría y quienes están formados y capacitados para usarlos son los psicólogos y psiquiatras, solamente. A partir de acá decimos que un diagnóstico válido sólo puede ser emitido por alguno de estos dos profesionales.
No obstante, es importante valorar las diferentes opciones de tratamiento ya que la moderna Programación Neurolingüística, por lo general, no está dentro de las alternativas que se le ofrecen a los padres.

Conversemos en info@pnlhoy.com

lunes, 20 de abril de 2015

La actualización de los profesionales clínicos

Actualmente según hemos escuchado en las noticias y en numerosos medios de comunicación, la psicología es una de las carreras saturadas de profesionales (en realidad yo me pregunto cuál carrera no lo está actualmente), esto puede significar dos cosas: la primera reacción de un recién graduado  puede ser tomar una actitud pesimista y renunciar a conseguir trabajo o a desarrollarse profesionalmente con la excusa de no haber trabajo y la segunda, es ofrecer algo que no se encuentra en el mercado y esto requiere una lectura analítica del mercado de usuarios actuales y potenciales.

Una de las cosas que un profesional en clínica debe recordar si quiere desarrollarse en su profesión, es estar al día con los medios tecnológicos actuales, conocer el medio al que quiere llegar y actualizarse académicamente. Esto puede ser más grados académicos univesitarios o cursos espacializados atinentes a mi área de interés.

Sea cual sea la manera, hoy día el profesional debe leer el marcado actual y responder ante las necesidades reales y anticipar las que se perfilan venir. Eso requiere flexibilidad, iniciativa, innovación y en cierta manera, valentía. La recompensa es posicionarse en el mercado. Quedarse en el esquema tradicional no asegura un desarrollo pleno o atractivo desde el punto de vista profesional. Eso, claro está, depende de mi plan profesional, cómo me veo, adónde quiero llegar y dónde estaré dentro de 5, 10 o 15 años. Necesariamente requiero plantearme mi futuro profesional y eso lleva disciplina, no es sólo enviar solicitudes y listo.

Este profesional debe definir incluso al mercado que quiere llegar, estudiarlo, conocerlo y desarrollar un plan estratégico para alcanzarlo y entonces, buscar las actualizaciones necesarias para que calcen de forma lógica con todo este proceso. La ciencia avanza vertiginosamente, los padecimientos también lo hacen y las necesidades de la sociedad no se quedan atrás: a esto tiene que responder el nuevo profesional hoy día. Temas como las adicciones tecnológicas, el bullying y ciber bullying, la cibersexualidad adolescente, la trata de personas, los problemas educativos, el tema de los valores y muchos temas más, requieren una propuesta novedosa de parte de quienes estudian y trabajan en este campo.

Instamos a todos los profesionales en psicología y en las otras carreras, actualizarse en función de lo que la sociedad requiere y en función de lo que el mercado plantea a partir siempre de los cánones científicos y deontológicos. Hasta pronto.  

viernes, 17 de abril de 2015

¿Tiene sentido el dolor?

Hemos hablado mucho acerca del dolor. De posibles causas y de cómo es un padecimiento en sí mismo. De ciertas recomendaciones para enfrentarlo y ayudar a personas cuando lo padecen. También nos hemos referido a nuevos descubrimientos para los tratamientos alternativos y complementarios del dolor.

Para finalizar este tema, creo importante hacer unas acotaciones de este importante tema hoy día. El tema central es el sentido que puede tener el dolor. Para Victor Frankl, fundador de la Logoterapia, el sufrimiento es uno de los caminos que la persona tiene para encontrar el sentido de su vida. Cómo puede ser esto posible? Al ser una una experiencia que lleva al límite, que cuestiona la existencia misma, que reestructura las creencias y la identidad, si se asume se llega inevitablemente a un reencuentro con lo más esencial de uno mismo y de la vida.

Provoca mucho temor y no es la primera opción de nadie recurrir al dolor para encontrar el sentido de la vida, pero el tomarlo así hace que la persona trascienda esa experiencia y encuentre lo que muchos pierden en casos así: la esperanza. Cuando una persona encuentra el sentido de aquello que vive, bueno o malo, logra trascender esa vivencia y se define a partir de esa trascendencia.

Puede sonar muy filosófico, pero es lo más humano y las personas que se encuentran en esta situación saben perfectamente el significado de estas palabras. Claro que el reto es ayudar a la persona a trascender, sólo ella puede hacerlo, pero el guiarla es importante para que descubra por sí misma esa valiosa experiencia.

Toda experiencia es potencialmente trascendente, pero el dolor tiene la característica de desnudar la existencia misma, hace que la persona pueda ver lo importante y valioso, sin máscaras o mentiras: el dolor puede ser un excelente maestro. No es nada fácil en una sociedad hedonista lograr esto, eso es definitivo, pero la recompensa es sumamente rica y valiosa para todos los involucrados.

Pocas personas asumen un compromiso de esta manera, algunas de ellas por ignorancia, nuesto deber es guiar a estas personas a lo que puede ser la última frontera, pero ésta hará que todo el viaje adquiera sentido y la increíble e indescriptible experiencia de encontrar el sentido de una vida y la autorrealización que esto conlleva. Ese es el reto último, la esperanza final, el eterno consuelo. Hasta la próxima.

miércoles, 15 de abril de 2015

Fibromialgia y artritis: enfermedades del dolor


No es justo realmente pensar o indicar que sólo estas dos enfermedades están asociadas al dolor. Son muchas las enfermedades que real y aún, potencialmente desatan mucho dolor. En realidad son muchas las enfermedades físicas que conllevan dolor físico y dolor emocional, lo que quiero dar a entender con estas dos es lo común y numerosas que se han vuelto.

De hecho, la fibromialgia es de difícil diagnóstico, porque al no tener una etiología o patogénesis definida, su diagnóstico se complica y el paciente tiene a menudo que pasar por mucho antes de ser debidamente diagnosticado y por supuesto, mientras tanto, con mucho dolor. Sin mencionar que no hay un tratamiento específico que cure esa enfermedad.

En el caso de la artritis, sus numerosas variantes hacen muy complejo un diagnóstico rápido y cuando se logra, los medicamentos en el mejor de los casos controlan el avance de la enfermedad, pero tampoco ofrecen cura. Y esto quizá es lo más desconcertante: la posibilidad de un futuro con dolor.

Los tratamientos que hemos desarrollado ofrecen una disminución del dolor en diferentes grados e incluso hay posibilidad de un control suficientemente bueno para que la persona se sienta muy bien. Claro está, son técnicas nuevas que necesitan ser probadas por más personas para saber exactamente cuál es su efecto real, pero los resultados preliminares son esperanzadores.

Hay que abordar al paciente de forma realista: no hay promesa de cura, la posibilidad de una remisión siempre existe, pero todavía desconocemos los mecanismos por los cuales es posible. Apenas estamos empezando a entender la complejidad del sistema nervioso y su relación con el resto del cuerpo, incluyendo la dinámica mental.

Las técnicas están dirigidas a un manejo del dolor, a que la persona pueda tener cierto control de la experiencia del dolor y modificarla en diferentes grados, aumentando su calidad de vida y dándole un sentido a toda su experiencia de vida.

En la siguiente entrega finalizaremos con más información sobre este tema. Hasta la próxima.

lunes, 13 de abril de 2015

Los sentimientos de las personas que sufren de dolor


Cuando una persona sufre de dolor crónico por cualquier razón, está expuesta también a sentimientos encontrados que la van desgastando. El sentimiento de desesperanza, vulnerabilidad, el duelo por el sistema de vida que cambia inevitablemente, la soledad, la rabia, la impotencia, son algunos de los elementos que se juegan en estas situaciones.

No se trata solamente de un duelo y sus etapas características, el dolor cambia estas vidas y provocan un cúmulo de reacciones que van desgastando a la persona día con día.

Emocionalmente el problema adquiere una dimensión importante: no sólo es el dolor, los sentimientos complican el cuadro clínico y no se sabe después de cierto tiempo, si el dolor empeora o se mantiene por los sentimientos negativos generados. Si a esto sumamos la química cerebral alterada por los fármacos ingeridos, hacen que el tema del dolor, su causa, evolución y tratamiento se haga complejo.

Hay que tener en cuenta que las personas con dolor crónico ya son sufrientes, y los sentimientos que se dan complican más su situación, por ello es importante identificarlos y aceptarlos como un asunto separado del dolor y que requiere un abordaje paralelo para poder salir avante ante este padecimiento.

El comunicar y hablar dentro de una atmósfra de respeto y comprensión siempre es recomendado, pero hay que recordar algo. Estos sentimientos no se van a ir, permanecen hasta que sean abordados de forma profesional y reconocidos como una circunstancia adicional al tema del dolor. Minimizarlos, ignorarlos o pensar que no son importantes es un error. El tratamiento siempre ha de ser interdisciplinario. Un abordaje exclusivamente farmacológico siempre es insuficinte.

Hoy día, hemos desarrollado técnicas que no sólo abordan el aspecto emocional, sino que que intervienen directamente en la fisiología del dolor lo que permite tomar diferentes grados de control sobre lo que antes la persona no podía tener ninguna injerencia y ya esto es terapeúticamente valioso en sí mismo.

Para mayor información sobre este tema y las técnicas de abordaje puede comunicarse con nosotros y escribirnos y con gusto, le atenderemos. Hasta la próxima.


viernes, 10 de abril de 2015

Causas del dolor


Las causas del dolor crónico son múltiples y escasamente reconocidas. Con excepción de enfermedades diagnosticadas como cáncer o fibromialgia por ejemplo, las personas que padecen dolor crónico tienen que asumir también el hecho de que la causa de su padecimiento es en gran parte desconocida.

Hay hipótesis que apuntan a problemas psicológicos, no enfermedades o trastornos, si no a un conjunto de situaciones que perturban el estilo de vida, generando un desequilibrio psíquico que culmina en el dolor. Con esto no se quiere decir que el dolor sea sólo un invento psicológico. En estos casos se apunta a que el organismo está desequilibrado y la forma de expresar esta anomalía es a través del dolor.

Esta conjetura ha hecho que cada vez más las personas opten por tratamientos alternativos al farmacológico con resultados variados. Esto significa que hay personas que hallan alivio en un tratamiento alternativo mientras estén con él, es decir, no lo cura, lo trata. Igual que el farmacológico sólo que sin tomar sustancias químicas. Otros tratamientos sí reportan una disminución muy importante en la experiencia del dolor y otros simplementen no ayudan en nada.

¿Qué causa exactamente el dolor crónico? Las respuestas son muy variadas, pero no existe una definitiva. La ciencia médica no tiene una idea clara de la fisiología del dolor. Por lo que se está estudiando de forma multidisciplinaria y los tratamientos hoísticos apuntan a una revisión completa de la vida de la persona.

Se empieza a hacer una revisión de la sintomatología completa, desde cuándo empezó y las creencias y valores asociados a la vida de la persona en cuestión; así mismo una valoración existencial completa y todo lo relacionado a la experiencia misma del dolor. Ya que se ha descubierto que hay pensamientos, hábitos de vida, creencias y conductas que afectan directamente la experiencia misma del dolor.

Seguieremos hablando en las próximas entregas acerca de las migrañas, la fibromialgia, la artritis, el reuma y el dolor asociados al cáncer. Los esperamos. Buen fin de semana.

miércoles, 8 de abril de 2015

Tipos de dolor


Hay muchas formas de clasificar el dolor, vamos a empezar por las más comunes, ya que son clasificaciones y palabras que encontrará o escuchará muy a menudo.

Cuando el dolor es un estímulo que es detectado por las terminaciones del sistema nervioso central, se denomina dolor neuropático. Esto debido a un daño o herida de algún órgano interno o externo del cuerpo. El otro dolor es el neuroceptivo y éste se divide a su vez en dos, somático y visceral. Si se localiza en alguna parte específica del cuerpo debido a una excitación anormal de los receptores del dolor se denomina así y si su localización es vaga, profunda y sin una causa obvia es el visceral.

Si el dolor responde a una lesión particular es de tipo agudo, pero si persiste en el tiempo y no hay una herida o daño específico que lo explique, se denomina dolor crónico. Muchas veces este dolor está asociado a pacientes con cáncer, fibromialgia, artritis, reuma, etc; hay que considerar que muchas veces el dolor pasa a ser el mayor problema, más que el padecimiento mismo.

El dolor puede ser irruptivo si es intermitente o continuo, de intensidad leve, moderada y severa y puede responder a cierto tipo de medicación. La más básica son los analgésicos hasta la más potente que está basada en los opiáceos.

Hay que tomar en cuenta que muchas veces hay dolor sin que halla lesión orgánica o enfermedad de ningún tipo, a esto se le conoce como dolor psicológico, lo que desconcierta a médicos y a quienes lo padecen. Esto causa más angustia y desconcierto y empeora drásticamente todo el cuadro patológico, si a esto le sumamos la culpa, la verguenza y el desconocimiento asociado a estas situaciones, el paciente se siente cada vez más solo e incomprendido.

Según la OMS, 1 de cada 5 personas sufre de algún tipo de dolor, esto incluye quienes padecen de migrañas, jaquecas, dolores abdominales sin causa orgánica, dolor de cuerpo, contracturas musculares frecuentes y demás, todos estos suponen una relación estrecha con el dolor, su sintomatología y su tratamiento. En este aspecto, las personas prefieren tratar su dolor con diferentes y muchos analgésicos y esto los va convirtiendo en dependientes a ellos, como el cuerpo desarrolla tolerancia requieren cada vez más dosis o medicamentos más fuertes, lo que culmina en un problema de salud mayor.

Continuamos en la siguiente entrega. No dude en escribirnos si tiene algún comentario o duda.


lunes, 6 de abril de 2015

Tipos de dolor y sus opciones de tratamiento I



El dolor es uno de los padecimientos más comunes en nuestros días y afecta a toda la gama de población por igual a través de un sin fin de formas. Migrañas, dolores abdominales, musculares, por estrés, tensión, dolores del aparato digestivo, etc. son múltiples formas en cómo este flagelo pasa desapercibido en las estadísticas de muchas instituciones de salud.

También, por otro lado, los costos de lo que se ha podido medir son estratosféricos. Son millones lo que se paga en consultas, incapacidades, fármacos y en incidentes y accidentes relacionados de una u otra forma al dolor. Y tomando en cuenta que si sumamos enfermedades relacionadas directamente al dolor, como todo lo relacionado al cáncer, artritis, fibromialgia, reumatismo, los costos sencillamente son exorbitantes en cualquier sistema de salud.

El programa se agrava si tomamos en cuenta los efectos secundarios de la ingesta de fármacos potentes contra el dolor, desde el punto de vista de salud, dependencia, social y nuevamente, económico. Hay personas que dependen de estos fármacos para funcionar socialmente y esto se convierte en un latente problema de salud tan peligroso como el del dolor en sí mismo.

En muchas ocasiones se agrava el problema cuando la persona no obtiene un diagnóstico certero que provoque el dolor, entonces a nivel psicológico se empeora la situación y se convierte en una doble problemática.

Es todavía más difícil cuando el dolor incapacita a la persona de alguna manera en sus actividades profesionales, laborales e incluso cotidianas, esta dependencia es una consecuencia más del dolor que trae a su vez más problemas y complicaciones a todo nivel.

Estas semanas estaremos tocando con más detalle el tema del dolor para conocer un poco más de la problemática, sus características, dianóstico, causas y tratamientos para que, si usted padece o conoce alguien que padece de esta problema, pueda tener una idea certera y extensa de cómo enfrentarlo.

Hasta la próxima entrega.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails