lunes, 9 de febrero de 2015

Madurando en la vida. Opinión de un neuroprogramador I

San José, Costa Rica. Febrero, 2015
_______________________________________________

Hay muchas definiciones de lo que es madurar en la vida o de lo que significa madurez. También hay errores acerca de lo que es la maduración.Hay quienes piensan que se adquiere a cierta edad cuando eso es falso. La edad no es sinónimo de madurez. Hay viejos que son muy inmaduros y niños que sí lo son.

La madurez completa nunca se alcanza, es un crecimiento, un proceso, no una meta. Cada etapa de la vida va forjando aspectos que al irse sumando van dando como resultado la madurez. Entonces, si no se adquiere con la edad ni es patrimonio de una etapa en la vida, ¿cómo se alcanza la tan ansiada madurez? La respuesta puede no ser tan atractiva como parece.

Podemos decir que la madurez no sólo se alcanza viviendo las experiencias de la vida, sino cuando las experiencias de la vida se viven a la luz de unos valores firmes y un sentido en la vida. Vivir por vivir deja un vacío y una vida insípida donde el cinismo y el nihilismo son las sombras que la llenan. Con valores claros como guías de lo que se hace, peinse y se dice que van en armonía con un proyecto de vida, son el camino perfecto para lograr la madurez.

De esta manera, toda experiencia en la vida es una forma para alcanzar la madurez, o mejor dicho, para desarrollarla.Cuando decimos que toda experiencia, obviamente incluimos las más dolorosas, injustas e incomprensibles que nos toquen vivir. Son esas las que especialmente dejan una huella profunda, de nosotros depende escoger cómo es la huella o como queremos que nos marque.

Así mismo, la gratitud es otra forma de desarrollar la madurez. Eso implica tener la certeza de que todo lo que tengo o no tengo, lo que me llega o no me llega, me servirá de algo y para algo será. Dar gracias en todo momento y por todo revela una comprensión existencial muy profunda que es reflejo de la madurez que la persona tenga.

El optimismo o la esperanza es otra forma de ir desarrollando la madurez. Una vida que merezca ser vivida, un corazón alegre, esperando y agradeciendo lo mejor en la vida llva inevitablemente a la madurez. Creer que mi vida es buena, linda y que estará mejor es una convicción basada en la gratitud y la esperanza.

Continuamos en la otra entrega.
__________________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails