miércoles, 25 de febrero de 2015

Dependencia emocional II

San José, Costa Rica; Febrero, 2015
_______________________________________________

Las relaciones donde hay dependencia emocional se basan en el miedo a quedarse solos. Sienten y piensan que su vida no tiene sentido ni valor si no es con la otra persona. No cuentan con proyectos de vida, planes o metas más que son definidas por la otra persona. Dejan su autonomía individual al margen y se convierten en lo que la otra persona quiere que sean.

Fácilmente son relaciones reconocibles, aunque para los participantes en ellas son completamente normales y no entienden lo que los demás critican. Eso hace que vayan separándose de sus amistades y se aíslen cada vez más, quedándose solos y en el mejor de los casos, con amistades que comparten sus ideas obsesivas y posesivas.

Estas relaciones son cíclicas y predecibles, tienen ciclos de estar muy unidos y ciclos donde se separan aunque mantienen el lazo dependiente a distancia. En esta etapa, muchas personas ayudan creyendo que por fin se dio cuenta, en realidad sólo es una etapa en la relación enfermiza. Mientras no halla una decisión de reconocer que estaba mal, que desean terminar y que desean y requieren ayuda, no ha habido un gran avance.


Estas relaciones patológicas pueden mantenerse mucho tiempo sin estar juntas, pero su discurso, atención y comportamiento siguen girando alrededor de la otra persona. Mientras no halla una voluntad real de buscar ayudar y un compromiso personal, no existe nada que se pueda hacer. En este sentido son relaciones parecidas a las del ciclo de la violencia. Cuando una persona decide romper una de estas relaciones no es por que se cansó o porque quiso, una ruptura real es cuando reconoce que está sola, vacía y que buscaba llenar en otros su vacío existencial.

Una decisión así lleva a una reestructuración vital a todo nivel y una persona en eso, muestra actitudes y comportamientos muy diferentes y específicos. Muy al contrario de las personas que perpetuan el ciclo hablando, comportándose o pensando siempre en términos de la otra persona.

En nuestra última entrega hablaremos de cómo poder reconocer si se está empezando una relación así y cómo evitar que se concreten en nosotros mismos o en algún conocido.

_____________________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails