miércoles, 21 de enero de 2015

El dolor crónico II

San José, Costa rica; Enero 2015
______________________________________________________

El dolor desde el punto de vista fisiológico, es muy complejo e incluye los neurotrasmisores y una química cerebral de la que se conoce relativamente poco. Por ello los tratamientos convencionales en muchas ocasiones no ofrecen grandes soluciones al mismo y las drogas que suministran, como la morfina, pierde su efecto de forma rápida.

Por esta razón, es que se ha abierto una línea diferente de cómo abarcar el tema del dolor, desde disciplinas no relacionadas con la medicina directamente, tales como la psicología, la neurociencia y la psicoinmunología. Amalgamando este conocimiento junto con los descubrimientos que hemos realizado en nuestro trabajo clínico, llegamos a elaborar unas técnicas de prototipo que arrojan resultados prometedores al trabajar con el dolor.

Para comprender un poco más acerca del dolor, partimos de la definición "La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define el dolor como: "una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión tisular real o potencial, o que se describe como ocasionada por dicha lesión". Esta definición incluye el dolor emocional que puede ser tan devastador como el dolor físico.

Y debe entenderse también que el dolor muchas veces no tiene una explicación física clara o no está asociado a una enfermedad específica. El fenómeno llamado dolor, tiene un gran componente psicológico y a la vez, individual. ¿Cómo medir el dolor?, ¿cómo saber qué tan profundo, penetrante o hiriente puede ser un dolor para una persona? No existe algo como el dolor objetivo, es un fenómeno puramente subjetivo.

Muchas veces el dolor es subvalorado o hasta menos preciado como experiencia real. Muchos médicos descalifican tal padecimiento al no existir lesión o enfermedad que lo justifique y aducen que son "ideas" y la medicina no puede ofrecer nada en estos casos. Por ello mismo desde las neurociencias han empezado a desarrollar alternativas para estos casos y nosotros hemos diseñado las técnicas para que esta gente pueda al menos lograr una mejor calidad de vida. Este es nuestro objetivo real.

En nuestra última entrega cerraremos este tema con algunos mitos que entorpecen el tratamiento del dolor y qué pensar puede ayudar a mejorar significativamente esta dolorosa experiencia.

_________________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails