lunes, 27 de octubre de 2014

La disciplina y la educación: una perspectiva neurocognitiva I

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
_________________________________________________

La disciplina ha estado unida a la educación desde un tiempo relativamente corto, a pesar de lo que muchos puedan pensar.
El modelo educativo tal y como lo conocemos ahora, en masa, estuvo influenciado en mucho por unas reformas que introdujo Napoleón el emperador francés.
Antes, la relación educativa se basaba en una relación de maestro y aprendiz, donde el aprendiz permanecía con el maestro porque quería aprender, no porque tenía que estar ahí. La disciplina no era tan necesaria, prácticamente inexistente.

Con la instauración del sistema educativo actual, en masa, a través de un pizarrón y con una docencia tradicional, la disciplina se hizo necesaria ante el aburrimiento y el tedio que éste genera y que va socavando el interés y las habilidades que los niños y jóvenes tienen.

No vamos a realizar un recuento histórico de la educación y la disciplina, lo que nos interesa es proponer el concepto de que la disciplina responde a básicamente dos factores: el niño o joven la requiere por problemas emocionales, psicológicos o de autoestima y por lo poco atractivo o práctico de las materias presentadas, por carencias pedagógicas del plan de estudio y del maestro. Muchos de los trastornos de aprendizaje son en realidad trastornos de la enseñanza.

Cuando un nió o adolescente está motivado, cuando las materias están presentadas en un formato compatible con sus habilidades y con la forma en que el cerebro aprende de forma natural, el aprendizaje se vuelve divertido y deseable. Pregunte usted para cuántas la educación es divertida.El problema de la disciplina es que el proceso educativo es aburrido y poco práctico.

Continuamos en el otro artículo.

________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails