miércoles, 15 de octubre de 2014

Educación Neurocognitiva: nuevo paradigma de la PNL II

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
__________________________________________________



El MEN: un modelo integral de educación


El MEN vela por el crecimiento intelectual de los aprendices, pero también por su desarrollo moral y ético tanto en su carrera, trabajo, familia y vida en general. No tienen que ser procesos separados, son complementarios y necesarios cada día más en la sociedad. ¿De qué sirven los logros académicos si no se es feliz, si el comportamiento se rige por antivalores o desaparece el respeto y la consideración por los demás?
            Hoy día, los niños y adolescentes son víctimas de los trastornos de aprnedizaje, la desmotivación y la frustración de los sistemas educativos. Hay una crisis de valores, no sólo por su ausencia sino por una voragine de antivalores que dan como resultado estilos de vida dañinos. El bullyng cada vez es más frecuente, junto con la superficialidad y las ansias de ganar a toda costa en una sociedad consumista, trivial y competitiva.
            La educación necesita volver a ser integral, se educa para vivir realizado con lo que se es, lo que se hace y lo que se tiene. Tiene que velar por los valores, la cultura, sin dejar de lado el profesionalismo en cualquier disciplina o carrera que se quiera aprender. En ese sentido el MEN propone realizar esto a través de la mentoría. Un mentor es una persona que guía, señala, aconseja y acompaña. Es una relación Tú a Tú; el mentor aporta experiencia, conocimiento y un punto de vista diferente, su autoridad se basa en el respeto y en el ejemplo. A través de la relación humana con el aprendiz, lo puede influenciar positivamente logrando que desarrolle su potencial, ayudándolo a cruzar sus límites.
            Por otra parte, el aprendiz no se posiciona como un sujeto pasivo. El conocimiento se construye a partir de una relación intencional entre dos personas. Su responsabilidad es contribuir en ese proceso comprometiéndose consigo mismo. Quizá posea menos experiencia, pero tiene capacidades por desarrollar y un punto de vista que es importante y valioso también. A partir de esta relación se aprende a integrar las fortalezas propias y ajenas en un espíritu de equipo, donde la aceptación y respeto propios se generaliza a los demás, entendiendo que de las diferencias se puede lograr yuxtaposiciones positivas que generen logros beneficiando a todos.

Continuamos luego.

________________________________________________________________
Lic. Eduardo Älvarez G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails