miércoles, 29 de octubre de 2014

La disciplina y la educación: una perspectiva neurocognitiva II

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
____________________________________________


Entre más entretenida sea una clase o un curso, la disciplina es menos necesaria. Es una relación inversa, como lo puede demostrar cualquier docente. Antes de aplicar una disciplina, deben detectarse las causas por las cuales se da.

Si existen problemas emocionales, de autoestima, familiares, abusos, agresiones, etc., obviamente afectarán su desempeño y comportamiento. Y ni qué decir de problemas orgánicos, físicos, de lenguaje o de visión que pueden interferir claramente en el proceso educativo.

Por otro lado, la calidad del docente, su metodología pedagógica, el contenido del programa, puden igualmente influir en la conducta del educando. Estas variables son muy importantes para tomar en cuenta a la hora de intervenir con una disciplina.

Por otro lado, antes de aplicar una disciplina deben advertirse un par de cosas. Una disciplina es de tipo aversiva, los castigos es un ejemplo de ello. La otra es ofrecer algo agradable y deseable, algo que pueda motivar su conducta.


Es más útil este tipo de intervención porque motiva el cambio, la da una razón para continuar y cambiar su conducta. Hay que diseñar esta motivación de tal manera que proponga un cambio real y no una conducta interesada sólo en la recompensa. La forma de lograr esto es unir la recompensa con la enseñanza de los valores que la sustenten.

Los niños y adolescentes están en formación y sus habilidades y capacidades naturales están dirigidas en aprender y conocer, sólo se interrumpen cuando el sistema educativo obsoletose pone en marcha. Hay que rescatar sin embargo, el gran trabajo que hacen muchos docentes por ver más allá de los contenidos programáticos, que se interesan por sus alumnos y que su labor está dirigida a conseguir una educación humanista llena de valores. A ellos hay que reconocerles su valor.

En el otro artículo veremos como propone lograr esto la Educación Neurocognitiva.

_______________________________________
Lic. Eduardo Álvarez




lunes, 27 de octubre de 2014

La disciplina y la educación: una perspectiva neurocognitiva I

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
_________________________________________________

La disciplina ha estado unida a la educación desde un tiempo relativamente corto, a pesar de lo que muchos puedan pensar.
El modelo educativo tal y como lo conocemos ahora, en masa, estuvo influenciado en mucho por unas reformas que introdujo Napoleón el emperador francés.
Antes, la relación educativa se basaba en una relación de maestro y aprendiz, donde el aprendiz permanecía con el maestro porque quería aprender, no porque tenía que estar ahí. La disciplina no era tan necesaria, prácticamente inexistente.

Con la instauración del sistema educativo actual, en masa, a través de un pizarrón y con una docencia tradicional, la disciplina se hizo necesaria ante el aburrimiento y el tedio que éste genera y que va socavando el interés y las habilidades que los niños y jóvenes tienen.

No vamos a realizar un recuento histórico de la educación y la disciplina, lo que nos interesa es proponer el concepto de que la disciplina responde a básicamente dos factores: el niño o joven la requiere por problemas emocionales, psicológicos o de autoestima y por lo poco atractivo o práctico de las materias presentadas, por carencias pedagógicas del plan de estudio y del maestro. Muchos de los trastornos de aprendizaje son en realidad trastornos de la enseñanza.

Cuando un nió o adolescente está motivado, cuando las materias están presentadas en un formato compatible con sus habilidades y con la forma en que el cerebro aprende de forma natural, el aprendizaje se vuelve divertido y deseable. Pregunte usted para cuántas la educación es divertida.El problema de la disciplina es que el proceso educativo es aburrido y poco práctico.

Continuamos en el otro artículo.

________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez



viernes, 24 de octubre de 2014

Bullying desde la Educación Neurocognitiva III

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
_________________________________________________

El abordajede esta temática inicia mucho antes de que el problema aparezca y tiene un efecto doble, porque las personas fortalecidas en su identidad y en sus valores y afianzadas en quienes son, difícilmente se convertirán en víctimas y en agresores.

La dinámica del agresor necesita y requiere del miedo y la intimidación que muestra la víctima, sin estos componentes él no puede ser agresor. Es una dinámica relacional, no se trata de algo unidireccional. Si evitamos que los niños, adolescentes y adultos se coloquen en una posición indefensa y vulnerable, no podrán ser dañadas por un agresor, quizá sí atacadas, pero al estar afianzados en quiénes son y en lo que valen, saldrán bien librados del ataque.

El agresor requiere complicidad de la víctima, no porque ella le facilite las cosas, sino en el sentido de que su reacción alimenta su conducta y la incrementa. No puede haber agresor ante una víctima que sabe quién es y lo que vale. Ese es el fin de la Educación Neurocognitiva, afianzar a las personas en lo que valen, lo que son y en mostrarse orgullosas de su individualidad.

Esto mismo aplica para otras versiones de la violencia en todas sus manifestaciones y es hora de cambiar el enfoque de cómo abordar esta temática. Los agresores requieren ayuda, definitivamente. Las víctimas también, es un hecho. Pero lo principal es promocionar la salud antes de campañas de intervención o prevención sea primaria, secundaria o terciaria.

Promocionar la salud es distinto a una prevención primaria. Es educar con miras a una vida plena y auténtica, fortaleciendo  las personas por lo que son y valen, afianzando su sentido del ser antes de cualquier eventualidad que puedan sufrir en la vida, que de por sí son fortuitas e inevitables.

No dude en comunicarse con nosotros si tiene una duda o un comentario, con gusto le atenderemos.

__________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez

miércoles, 22 de octubre de 2014

Bullying desde la Educación Neurocognitiva II

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
____________________________________________

Las terapias preventivas del bullynigse enfocan en la tolerancia, el respeto, la comprensión por una lado y por otro, en cómo lidiar con el agresor, cómo denunciarlo y evitar en ser su cómplice.

Lo que les falta es la formación integral de todas las personas fortaleciendo su autoestima, su habilidad de respuesta, su asertividad e inteligencia emocional para que cuando reciban un ataque así sepan cómo reaccionar. Se trataría como de una vacuna psicológica. Nadie sufriría de bullying si no se coloca en la posición de víctima.

La terapia sistémica y la que proponemos desde la Educación Neurocognitiva es formar desde los valores, la autoestima y el autoconcepto, con herramientas asertivas que neutralicen los ataques de quienes quieren abusar de otras personas. De esta manera preparamos no sólo para posibles o futuros ataques, sino formamos para que la persona tenga una identidad firme y eso le servirá toda la vida en todos los contextos: esta inmunizada.


Aquí proponemos otra concepción importante, el rol de víctima no se me impone desde afuera, es una elección personal. No se me malinterprete, toda persona que reciba un daño es víctima por definición. Pero el vivir, el sentir y el comportarse como el rol de víctima no es necesario.

Ha visto cómo personas que sufren una experiencia dolorosa, se niegan a comportarse como "víctimas" y toman una posición positiva, asertiva y su resiliencia demuestra que son personas ejemplares. A eso me refiero.

Por ejemplo, dos mujeres sufren una violación. Una de ellas se encierra, se deprime y se aisla. La otra se propone ayudar a otras mujeres a salir adelante, reorganiza su vida para ser ejemplo y no dejarse arrastrar por esa terrible experiencia. La diferencia de estas dos víctimas reside en cómo asumieron su rol después de la experiencia: a esto apunta la educación neurocognitiva.

Finalizamos en el otro artículo.

________________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez



lunes, 20 de octubre de 2014

Bullying desde la Educación Neurocognitiva I

Ocutbre, 2014; San José, Costa Rica
_______________________________________________

Hay un fenómeno que no es nuevo, aunque la atención que ha suscitado sí lo es. Es lo que se conoce como bullying.Quiero presentar un enfoque que puede ayudar a entender y comprender esta problemática.

El enfoque sistémico nos ayuda a comprender algo que se está escapando en las teorías acerca de este fenómeno que es muy importante. Que el agresor necesita ayuda psicológica, necesita ser detenido y sancionado según su falta y demás, es un hecho. Pero lo que se está manejando de forma incompleta es el trato a la otra persona, la que se denomina víctima.

Cuando una persona recibe el status de víctima, lo hace desde una perspectiva de no tener poder, de estar vulnerable, de carecer de algo que la coloca precisamente como víctima. Y es tratada como tal, como la que ha recibido X abuso y de alguna manera está herida por partida doble, por no tener eso que el agresor le señala y ahora por ser víctima.

No se me malinterprete. Estas personas sí que reciben una falta y sí son víctimas. Lo que señalo es lo que significa ser víctima, que en la jerga tradicional es sinónimo de indefenso y de desvalido, lo cual no es necesariamente cierto.

Cualquier persona que reciba un ataque es víctima, sea un ataque físico, psicológico, verbal o patrimonial, pero no es una persona desvalida o indefensa. Su integridad es perfectamente sana y ahí es donde las terapias se equivocan, en tratarla como sólo una víctima. Se olvidan de rescatar y fortalecer a la presunta víctima. No es empoderarla, porque el poder siempre sugiere control y batalla, es fortalecer sus valores, su valía y su integridad.

Acerca de esta concepción nos seguiremos refiriéndo en los próximos artículos.

_____________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez

viernes, 17 de octubre de 2014

Educación Neurocognitiva: nuevo paradigma de PNL III

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
___________________________________________________



Contraste entre el MEN y el modelo educativo tradicional



Cada una de las personas tiene capacidades latentes y la mayoría las desconoce. En el modelo tradicional el maestro tiene que cumplir con un contenido en cierto plazo y con un número alto de estudiantes. Simplemente no le alcanza el tiempo para poder relacionarse con cada uno de ellos y conocer quiénes son y cuáles son sus particularidades de aprendizaje.
            La metodología tradicional es absoleta, genera frustración, aburrimiento y trastornos de aprendizaje. Si se suma a esto la forma de evaluación tenemos un entorno desmotivante que convierte la educación en sinónimo de fastidio y cansancio. Una de las principales razones por las que gente después de cierta edad no vuelve a estudiar es por considerarla tediosa, larga y muy difícil. Esto juntamente con contenidos carentes de interés personal y una metodología de enseñanza obsoleta hace que el sistema educativo requiera un viraje sustancial.
             En contraposición, la metodología del MEN consiste en desarrollar las capacidades latentes de los aprendices a través de la relación entre mentor y el aprendiz. Esta relación se logra con grupos de no más de 7 aprendices en una primera etapa, pudiendo llegar a un máximo de 14. Esto asegura un adecuado conocimiento mutuo para poder conocer las necesidades y cualidades de cada aprendiz.
            La información se codifica con características compatibles con el cerebro humano, reduciendo el tiempo de exposición a temas académicos, dejando libre más tiempo para fundamentar valores y sentido de vida en cada uno de los aprendices. Esto genera motivación y diversión por aprender. Se incentiva el proceso como parte de la vida misma y no como una etapa solamente que hay que atravesar.
            El MEN proporciona herramientas para poder generar un entorno sugestivo y agradable para que cada persona que participe en él logre desarrollar sus capacidades y pueda ir más allá de sus límites. Logrando ser una mejor persona, valiosa para sí misma e íntegra en sus convicciones.

________________________________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez  G.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Educación Neurocognitiva: nuevo paradigma de la PNL II

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
__________________________________________________



El MEN: un modelo integral de educación


El MEN vela por el crecimiento intelectual de los aprendices, pero también por su desarrollo moral y ético tanto en su carrera, trabajo, familia y vida en general. No tienen que ser procesos separados, son complementarios y necesarios cada día más en la sociedad. ¿De qué sirven los logros académicos si no se es feliz, si el comportamiento se rige por antivalores o desaparece el respeto y la consideración por los demás?
            Hoy día, los niños y adolescentes son víctimas de los trastornos de aprnedizaje, la desmotivación y la frustración de los sistemas educativos. Hay una crisis de valores, no sólo por su ausencia sino por una voragine de antivalores que dan como resultado estilos de vida dañinos. El bullyng cada vez es más frecuente, junto con la superficialidad y las ansias de ganar a toda costa en una sociedad consumista, trivial y competitiva.
            La educación necesita volver a ser integral, se educa para vivir realizado con lo que se es, lo que se hace y lo que se tiene. Tiene que velar por los valores, la cultura, sin dejar de lado el profesionalismo en cualquier disciplina o carrera que se quiera aprender. En ese sentido el MEN propone realizar esto a través de la mentoría. Un mentor es una persona que guía, señala, aconseja y acompaña. Es una relación Tú a Tú; el mentor aporta experiencia, conocimiento y un punto de vista diferente, su autoridad se basa en el respeto y en el ejemplo. A través de la relación humana con el aprendiz, lo puede influenciar positivamente logrando que desarrolle su potencial, ayudándolo a cruzar sus límites.
            Por otra parte, el aprendiz no se posiciona como un sujeto pasivo. El conocimiento se construye a partir de una relación intencional entre dos personas. Su responsabilidad es contribuir en ese proceso comprometiéndose consigo mismo. Quizá posea menos experiencia, pero tiene capacidades por desarrollar y un punto de vista que es importante y valioso también. A partir de esta relación se aprende a integrar las fortalezas propias y ajenas en un espíritu de equipo, donde la aceptación y respeto propios se generaliza a los demás, entendiendo que de las diferencias se puede lograr yuxtaposiciones positivas que generen logros beneficiando a todos.

Continuamos luego.

________________________________________________________________
Lic. Eduardo Älvarez G.

lunes, 13 de octubre de 2014

Educación Neurocognitiva: nuevo paradigma de la PNL I

Octubre, 2014; San José, Costa Rica
______________________________________________

Metodología del MEN



            Hay un método básico y muchas técnicas que se utilizan en el MEN. El método es la relación entre el mentor y el aprendiz que modela e influencia un estilo de vida positivo y generativo tanto en uno como en el otro. Sus valores son el respeto, la excelencia, la superación, la credibilidad y la aceptación (R.E.S.C.A.) En un entorno con estas características puede crearse una sinergia, donde el potencial del aprendiz es desarrollado más allá de lo que podría hacer por sí solo.


            Las técnicas están concebidas para que cada momento del proceso educativo sea fluido generando motivación por sí mismo y sentido, así el aprendiz se divierte aprendiendo y siendo mejor persona. Están basadas en la Programación Neurolingüística y en las tecnologías de punta de las neurociencias, tal y como las describiremos posteriormente.
 


El MEN: un modelo integral de educación


Toda persona interactúa con el ambiente que le rodea y eso presupone un intercambio de información constante. Lo hace el niño recién nacido, como el joven o adulto tanto en las aulas como en su trabajo y en la vida en general. El proceso básico es el mismo aunque sea en un contexto académico, emocional o vivencial. Esto quiere decir que la educación va más allá de un salón de clase, se aprende estando en un trabajo y en los momentos valiosos de la vida.
            La educación tal y como la concebimos no se limita al entorno académico. La inteligencia cognitiva es importante, pero quizá lo es más la inteligencia emocional, ya que es ésta la que permite que las personas sean mejores, vivan más felices y puedan realizarse a lo largo de su vida.

Continuamos luego.

_______________________________________________________________________
Lic. Eduardo Álvarez G.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails