viernes, 19 de abril de 2013

Trastornos comunes entre la vergüenza y la culpa: control de impulsos

El control de impulsos puede afectar múltiples áreas de la vida de una persona, entre ellos la alimentación, el sexo, la ira, el juego, diversas compulsiones, hasta conductas cotidianas como leer o ver televisión. Hoy dia el celular, el facebook y las redes sociales pueden incluirse aquí.

La naturaleza de estas obsesiones, compulsiones o adicciones pueden ser muy diversa. Su etiología y tratamiento depende de muchos factores. Pero sí se puede afirmar que tienen cura y que las personas que las padecen pueden experimentar grandes dosis de angustia, vergüenza y culpa.

Lo más recomendable aquí es acudir a un profesional, porque una característica de estos trastornos es que tienen un efecto de bola de nieva: van en aumento con el tiempo y pueden llegar a deteriorar la vida de quines la padecen en todas sus facetas, incluyendo trabajo y familia.

Algunas de estas compulsiones tienen una connotación social que disimula su gravedad. La manera de darse cuenta es medir el grado de angustia que una persona experiementa al no contar con el objeto de su adicción.

Casi cualquier cosa puede volverse una compulsión, algunas son muy triviales y otras muy extrañas. Sin embargo, no importa qué tipo es, la persona simplemente no puede manejarlo y esto hace que se sienta culpable y con mucha vergüenza.

El tratamiento consiste en descifrar la estrategia neurocognitiva que usa el cerebro para elaborar la compulsión y luego se desarticula, eliminando el efecto. El tiempo que esto lleva depende de lo complejo de la estrategia y de las ramificaciones o implicaciones que tiene para la vida de la persona.

Si tiene más dudas o consultas puede escribirnos a nuestro correo y congusto le atenderemos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails