viernes, 15 de marzo de 2013

PNL: Hipnosis terapéutica III

Se sale completamente de este blog trascribir las técnicas de Milton Erickson, que además responden a un contexto terapéutico y de creencias relacionadas para que tengan el efecto deseado en las personas.

Podemos decir que es una práctica efectiva, respetuosa, libre de toda manipulación (al menos si el terapeuta maneja la ética hacia el cliente) y de muy buenos y duraderos resultados.

En muchas ocasiones, la persona ni cuenta se había dado de que estuvo en hipnosis y pensaba que lo que hizo fue perder el tiempo con la sesión: sólo cuando la gente les retroalimentaba de sus efectos se daban cuenta de lo que habían logrado. Era común ese efecto con él.

En mis más de 10 años como neuroprogramador he practicado incontables veces la hipnosis como técnica y en la gran mayoría, ni cuenta se dan. Lo que cuenta son los resultados y esa palabra, está relacionada a connotaciones negativas la mayor parte de las veces.

 En realidad, es sólo una técnica más y al respecto, Bandler y Grinder bromeaban entre ellos cuando daban seminarios. Uno decía que la hipnosis no existía y el otro respondía que todo era hipnosis y no encontraban una definición en común que pudieran utilizar a favor o en contra.

De hecho ¿qué es la hipnosis?, ¿existe realmente o es sólo un fenómeno lingüístico?, ¿sugestión?, ¿mentes débiles?, ¿ondas cerebrales distintas de la vigilia? Son más preguntas para los teóricos que para los neuroprogramadores.

Por mi parte, hay un fenómeno que se le conoce como hipnosis, lo uso y lo aprovecho para ayudar a mis clientes, en cuanto a su naturaleza, concepto y neurofisiología, desconozco mucho y en realidad, casi todo. Pero puedo usarla así como se usa la luz del sol o la electricidad, aun cuando su naturaleza física nos es en gran parte desconocida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails