miércoles, 6 de febrero de 2013

Un alto en el camino

De vez en cuando está bien hacer una reflexión en el camino, no solamente tras una experiencia dura o en una época específica. Vivimos en una época donde todo corre tan rápido que no nos damos cuenta en el momento en que nuestros hijos crecieron, nos hicimos viejos o nuestros padres se cubrieron de canas.

¿Cuándo fue la última vez que contempló un atardecer, vio correr niños en el parque o apreció el olor de una rosa? Podría responder cuál de los regalos de la vida es más apreciado para usted, la salud, el tiempo, el despertar?

¿A qué dedica más su tiempo? Sólo a sobrevivir, trabajar, estudiar o a lo que realmente le importa. La vida se trata de eso. No es cuestión de ponernos filosóficos, sino simplemente de sentirnos realizados con lo que hacemos y con lo que somos.Nuestra salud misma depende de eso.

No se trata de que lo que hagamos no importa o no sean importantes, se trata de tener bien claras nuestras prioridades, valores y creencias, se trata de ser fiel a nosotros mismos y de saber que crecemos y cambiamos invariablemente porque todo en el mundo es así.

Después de todo, sólo tenemos una vida para vivir, este paso por este mundo no tiene que ser sólo trabajo y obligaciones, podría ser también desarrollo y crecimiento, felicidad y realización.

Después de todo lo relamente importante no se compra, no se vende, tampoco es material ni automático, es lo que nos podremos llevar al morir, es lo que dejamos al partir. Piénsalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails