viernes, 14 de septiembre de 2012

El diálogo entre las sábanas: sexo

El acto sexual es un arte, cuyo fin es el placer compartido: dar y entregar amor. El papel del orgasmo es secundario, el descubrir, experimentar y conocer cómo goza el otro y cómo goza uno através del otro de eso se trata.

Los masajes, el tiempo, el espacio, música o silencio, velas o a plena luz, sonidos o el silencio; son como los colores de una pintura, los sonidos de una partitura. La mezcla puede ser tan variada como gustos existen.

No hay más reglas que aquellas que escriban los dos, los límites que quieran poner en un ambiente de libertad, confianza y aceptación. No puede pensarse en el sexo como algo monótono y rutinario, si es así, algo anda definitivamente mal.

 Cada cuerpo es diferente, cada momento único; lo que hoy es sólo un sueño mañana puede convertirse en realidad. Por ello, tanto hombres como mujeres necesitan tomar en cuenta que el sexo es la experiencia más intensa que una pareja pueda compartir.

La mujer necesita sentirse amada, deseada, hermosa; el varón aceptado, respetado y capaz. Cada parte del cuerpo es erógeno en potencia, principalmente el de la mujer. El hombre, aunque su sexualidad es más rudimentaria, puede alcanzar más placer del que usualmente piensa.

Hemos estado hablando de que la sexualidad y el placer derivado es un derecho de ambos y cuando existen problemas es lo más necesario y justo corregirlos, continuaremos la otra semana hablando de ciertos problemas con los que se enfrenta el hombre entre las sábanas y cómo puede conseguir ayuda.

Si tienen consultas pueden escribirnos al correo y con gusto le ayudaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails