viernes, 27 de julio de 2012

Cómo los padres pueden ayudar a sus hijos en la escuela III

La atención y concentración son funciones neurocognitivas que tienen componentes que van más allá de la voluntad. Esto quiere decir que hay ciclos de tiempo que tienen que respetarse para que el aprendizaje sea efectivo.

Si los niños están en un rango de edad de 7 a 9 años, se recomiendan ciclos de 5 a 10 minutos de estudio con intervalos de 5 minutos de ocio, por espacio de una hora efectiva. Aunque parezca poco tiempo, le efectividad es muy grande y no genera resistencia o cansancio.

Si la edad está entre los 10 y 12 años entonces aumenta de 10 a 15 minutos con intervalos de 5 minutos de ocio. También una hora efectiva en total. Si es un adolescente entre 13 y 15 años aumenta de 15 a 20 minutos con intervalos de 5 a 10 minutos y si es de 16 a 18 años, pasa a 20 y 25 minutos con igual intervalo de ocio.Todos ellos con dos horas efectivas en total. Si es un joven entre 19 y 25 el tiempo de estudio continuo oscila entre 25 y 30 minutos con 5 o 10 minutos de ocio. Un adulto se recomiendan 40 minutos continuos y 5 minutos de ocio o descanso.

Los tiempos obviamente pueden variar de persona a persona y estar sujetos a motivaciones intrínsecas y extrínsecas de la materia y las condiciones ambientales. La idea es evitar la fatiga relacionada con la monotonía de una labor, ya que es un mito el cansancio cerebral, pues el cerebro no se cansa como sí lo hacen los músculos del cuerpo.

Es fácil lograr que el niño haga tareas y estudie cuando el intervalo es pequeño, así el tiempo es efectivo, ellos no se cansan o se aburren y los padres no se estresan.

Para mayor información pueden contactarnos y con gusto le atenderemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails