viernes, 13 de enero de 2012

Psicoinmunología: el efecto placebo


Cientos de experimentos han validado la eficacia del llamado efecto placebo desde hace mucho tiempo. Y han descubierto que no sólo a los pacientes les aplica este efecto, sino también a los médicos que han suministrado las pruebas.

Es decir, las expectativas de los médicos influían sobre los resultados aunque ellos no tomaran el placebo. Por eso los experimentos posteriores ni los pacientes ni los médicos sabían cuál era el placebo.

Incluso, en un experimento donde querían investigar este fenómeno (de las expectativas del investigador sobre el objeto de estudio) hicieron lo siguiente. Se les dio un grupo de ratas con la información de que tenían dañado el cerebro y no podrían aprender nada, eran torpes; pero en realidad no tenían ningún daño, incluso habían puntuado alto en pruebas de laboratorio como laberintos.

A otro grupo se le dio ratas efectivamente dañadas fisiológicamente en su cerebro, pero se les dijo a los investigadores que eran superdotadas. Los datos que arrojaron cada uno de ellos fueron concluyentes: coincidieron con las expectativas de cada uno.

Es innegable que hay una relación entre el pensamiento y la estructura física del cuerpo. Las neuronas no saben distinguir entre la realidad y la fantasía, un estímulo creado por la mente o uno proveniente del mundo exterior se procesan igual a nivel del sistema nervioso. Piense en sabroso, jugoso, y gran limón ácido vertiendo gotas en su paladar y notará como su boca saliva, una sencilla demostración de esto.

Otro tema de interés son las remisiones, o recuperaciones espontáneas. Cuando una persona ha sido desahuciada y se recupera milagrosamente sin explicación científica. Muchas de estas personas se tomaron la tarea de cambiar sus pensamientos y a eso adjudican el cambio. ¿Será posible? El lunes continuamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails