miércoles, 11 de enero de 2012

Psicoinmunología: creencias y enfermedad


En el artículo anterior planteamos la idea que viene gestándose en el mundo científico y médico de concebir al ser humano como un ser sistémico, donde su fisiología está relacionada íntimamente con sus pensamientos.

Un ejemplo de esta idea lo podemos ver en una situación cotidiana. Habrán notado que las madres primerizas tienden a abrigar en demasía a los bebés recién nacidos, para protegerlos de un "aire", "el sereno", "los vientos", etc., (sea lo que sea que esto signifique); entonces usan cobijas, gorros, guantes y cuanto abrigo encuentren, con la idea de que no se enfermen y tienen razón, pero los que piensan lo contrario también tienen razón. Si los padres creen que su hijo no se enfermará no lo hará.

Los bebés (como organismo de sangre caliente) cuentan con la capacidad de regular su temperatura corporal, esta capacidad se desarrolla en los primeros días de nacido si los padres lo permiten; si se le deja al niño con ropas ligeras su cuerpo aprenderá a regular su temperatura de acuerdo al ambiente y será más resistente a las enfermedades. Pero lo determinante acá son las creencias de los padres actuando sobre sus hijos.

Este fenómeno se ha estudiado en la medicina, aunque no se le ha dado la importancia requerida, nos referimos al efecto placebo. Desde hace mucho es conocido y se ha utilizado clínicamente en raras ocasiones, pero hasta hace poco se ha reconocido su importancia potencial a la hora de hablar de la salud.

¿Cómo es posible que la creencia de que tal medicamento cura tenga efectos físicos medibles y cuantificables en los enfermos? ¿Cómo se puede entender este fenómeno y aprovecharlo al máximo? ¿ Cuáles son sus alcances para la salud? Continuaremos el viernes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails