miércoles, 18 de enero de 2012

Psicoinmunología y PNL


Robert Dilts ha desarrollado métodos que funcionan y se acoplan con los principios básicos de la psicoinmunología. Procedimientos que van dirigidos a evaluar las creencias en niveles de identidad que se ha demostrado son importantes en padecimientos tales como los autoinmunes y hasta hereditarios, tales como cardiopatías y cáncer.

Encontrar estas matriz de creencias es como formatear la mente y los cambios e impacto en el cuerpo son muy importantes. Todos los efectos descritos por los estudios de la psicoinmunología se reflejan y hasta se han reportado remisiones.

Explorar las ideas relacionadas con la vida, muerte, salud, enfermedad, felicidad, son básicos e incluso a un nivel más allá de identidad, las creencias son fundamentales, tales como la misión de esta vida que considera tiene la persona, o su destino e incluso su relación con todo lo que hay: su espiritualidad.

Muchas de estas ideas son inconscientes y son adoptadas de otras personas, relativamente son pocas las personas que tienen ideas propias acerca de estos temas. El inconveniente surge cuando las ideas no son positivas y más bien facilitan procesos autodestructivos o ciclos familiares.

Lo bueno de esto consiste en que esas ideas pueden modificarse y a su vez se cambian los efectos que tienen sobre el cuerpo, a veces hasta hacerlos desaparecer. Es importante notar que este procedimiento es profundo, pero no implica retroceder al pasado de la persona ni provocar dolor o incomodidad: es un proceso exploratorio.

La otra semana iremos detallando más estos procedimientos de Dilts para dar una idea más clara al respecto.

lunes, 16 de enero de 2012

Psicoinmunología: las remisiones


Cada vez más en el mundo de la medicina es reconocido que las personas que rezan u oran (sin importar el credo que profesen) tienen una mejor calidad de vida durante la enfermedad, llevan mejor los tratamientos, tienen menos complicaciones y menos efectos secundarios.

Algunos han intentado explicar este fenómeno diciendo que las creencias positivas generadas por la creencia de un ser superior o un poder sanador actuando en la vida de estas personas, desencadena a su vez otros pensamientos positivos que promueven estilos de vida que generan cambios conductuales y a su vez replantean la existencia.

Victor Frankl, eminente psiquiatra que sobrevivió a los campos de concentración, notó que quienes sobrevivían no eran los más fuertes sino aquellos que tenían una razón para vivir, un para qué. Como observó Nietzche "las personas que tienen un para qué, generalmente encuentran un cómo".

No se trata de pensar positivo, sino de generar una matriz de creencias que tengan una conexión psicofísica con la experiencia de la persona, esto quiere decir, que sea real en la vida de esa persona. Muchas personas logran esto por sí solas, como lo demuestran las estadísticas de remisiones.

Se desconoce mucho de este fenómeno todavía para determinar que esta matriz sea la única variable que genera este cambio, pero sí está comprobado que es un factor determinante, que por sí solo eleva la calidad de vida de quienes padecen diversas aflicciones.

Durante mucho tiempo este hecho pasó desapercibido ya que no existía teóricamente forma de ser posible, hasta que el Dr. Solomon y sus investigaciones que marcan el inicio de la psicoinmunología, abrieron esta línea nueva de investigación que seguiremos tratando en los siguientes artículos.

viernes, 13 de enero de 2012

Psicoinmunología: el efecto placebo


Cientos de experimentos han validado la eficacia del llamado efecto placebo desde hace mucho tiempo. Y han descubierto que no sólo a los pacientes les aplica este efecto, sino también a los médicos que han suministrado las pruebas.

Es decir, las expectativas de los médicos influían sobre los resultados aunque ellos no tomaran el placebo. Por eso los experimentos posteriores ni los pacientes ni los médicos sabían cuál era el placebo.

Incluso, en un experimento donde querían investigar este fenómeno (de las expectativas del investigador sobre el objeto de estudio) hicieron lo siguiente. Se les dio un grupo de ratas con la información de que tenían dañado el cerebro y no podrían aprender nada, eran torpes; pero en realidad no tenían ningún daño, incluso habían puntuado alto en pruebas de laboratorio como laberintos.

A otro grupo se le dio ratas efectivamente dañadas fisiológicamente en su cerebro, pero se les dijo a los investigadores que eran superdotadas. Los datos que arrojaron cada uno de ellos fueron concluyentes: coincidieron con las expectativas de cada uno.

Es innegable que hay una relación entre el pensamiento y la estructura física del cuerpo. Las neuronas no saben distinguir entre la realidad y la fantasía, un estímulo creado por la mente o uno proveniente del mundo exterior se procesan igual a nivel del sistema nervioso. Piense en sabroso, jugoso, y gran limón ácido vertiendo gotas en su paladar y notará como su boca saliva, una sencilla demostración de esto.

Otro tema de interés son las remisiones, o recuperaciones espontáneas. Cuando una persona ha sido desahuciada y se recupera milagrosamente sin explicación científica. Muchas de estas personas se tomaron la tarea de cambiar sus pensamientos y a eso adjudican el cambio. ¿Será posible? El lunes continuamos.

miércoles, 11 de enero de 2012

Psicoinmunología: creencias y enfermedad


En el artículo anterior planteamos la idea que viene gestándose en el mundo científico y médico de concebir al ser humano como un ser sistémico, donde su fisiología está relacionada íntimamente con sus pensamientos.

Un ejemplo de esta idea lo podemos ver en una situación cotidiana. Habrán notado que las madres primerizas tienden a abrigar en demasía a los bebés recién nacidos, para protegerlos de un "aire", "el sereno", "los vientos", etc., (sea lo que sea que esto signifique); entonces usan cobijas, gorros, guantes y cuanto abrigo encuentren, con la idea de que no se enfermen y tienen razón, pero los que piensan lo contrario también tienen razón. Si los padres creen que su hijo no se enfermará no lo hará.

Los bebés (como organismo de sangre caliente) cuentan con la capacidad de regular su temperatura corporal, esta capacidad se desarrolla en los primeros días de nacido si los padres lo permiten; si se le deja al niño con ropas ligeras su cuerpo aprenderá a regular su temperatura de acuerdo al ambiente y será más resistente a las enfermedades. Pero lo determinante acá son las creencias de los padres actuando sobre sus hijos.

Este fenómeno se ha estudiado en la medicina, aunque no se le ha dado la importancia requerida, nos referimos al efecto placebo. Desde hace mucho es conocido y se ha utilizado clínicamente en raras ocasiones, pero hasta hace poco se ha reconocido su importancia potencial a la hora de hablar de la salud.

¿Cómo es posible que la creencia de que tal medicamento cura tenga efectos físicos medibles y cuantificables en los enfermos? ¿Cómo se puede entender este fenómeno y aprovecharlo al máximo? ¿ Cuáles son sus alcances para la salud? Continuaremos el viernes.

lunes, 9 de enero de 2012

Psicoinmunología: creencias y salud


Disciplinas como el yoga y la Meditación Trascendental (MT) han subrayado la importancia de la mente (pensamientos y creencias) en la salud y como, logrando un equilibrio entre mente y cuerpo, se puede hacer mucho para mantener un estilo de vida saludable.

Hoy día la OMS define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. La cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada desde 1948.

El pensamiento científico y médico ha cambiado de una relación causal de la enfermedad a una sistémica, donde cada uno de los componentes del cuerpo (sistema digestivo, respiratorio, circulatorio, etc.) ya no tienen una función específica o clásica, sino que interelacionan entre ellos de maneras más íntimas.

El Dr. George F. Solomon define la psicoinmunología como un campo científico interdisciplinar que se dedica al estudio e investigación de los mecanismos de interacción y comunicación entre el cerebro (mente/conducta) y los sistemas responsables del mantenimiento homeostático del organismo, los sistemas: nervioso (central y autónomo), inmunológico y neuroendocrino, así como sus implicaciones clínicas y ha estado investigando la intrincada relación entre los sistemas nervioso, inmunológico y endocrino. Lo que desde otras disciplinas se pregonaba la medicina actualmente lo está considerando: la mente influye en el cuerpo.

Por ejemplo, el estrés es un azote que no discrimina edad, condición socioeconómica, género ni nada y su origen multicausal tiene un factor común: el estado mental a nivel de pensamientos. Y esto es también determinante en otras enfermedades llamadas clásicamente psicosomáticas, tales como las afecciones dermatológicas como alergias; las digestivas como colitis, gastritis, úlceras; las respiratorias como el asma, rinitis; autoinmunes como la artitris y fibromialgia; e incluso se ha especulado que el cáncer y el SIDA tienen un poderoso componente emocional o mental.

Continuaremos con este tema en el próximo artículo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails