viernes, 16 de diciembre de 2011

Criterios profesionales y PNL III


Durante el proceso de enseñanza de la PNL, existen algunas características importantes que es preciso mencionar: es 100% práctico, utiliza la técnica de enseñanza llamada triada, siempre se empieza por una demostración inicial; el nivel aceptado es el máximo desempeño, no usa el sistema numérico de notas y respeta el proceso particular de aprendizaje de cada alumno.

Al decir que es 100% práctico se refiere a que cada uno de los elementos de la PNL son funcionales y aplicables, no es una teoría acerca de, sino un modelo funcional. Esto garantiza que cuando un aprendiz logra aplicar una técnica, la diferencia entre él y su instructor es el grado de experiencia, pero la habilidad técnica la adquiere.

El formato triada, consiste en 3 momentos perceptuales: el aprendiz recibe el formato que va a aprender, lo conoce personalmente desde adentro. Luego, lo aplica a otra persona, en esta segunda posición le permite desarrollar la habilidad práctica de aplicación y por último, observa a otra persona recibirlo y a otro aplicarlo para desarrollar la habilidad crítica de supervisión y obtiene una panorámica general del proceso ahora desde la posición observador.

La habilidad se da por trasmitida cuando el aprendiz es capaz de ejecutar la técnica, no puede existir un rendimiento de 70 u 80 en una técnica, no tendría sentido. En PNL se sabe o no se sabe. Con el tiempo la experiencia le da elegancia y fluidez al proceso, permitiendo que cada aprendiz desarrolle su estilo propio; siempre aplicando la técnica como es; "al servicio del cliente, no al servicio del poder", como decía Milton Erickson.

Cada aprendiz tiene su ritmo de aprendizaje, el instructor conoce técnicas para calibrar el ritmo de cada uno y también para adaptarse al ritmo del grupo e involucrar a todos, sin que nadie se sienta rezagado o excluido de alguna manera. Como último punto, un verdadero profesional de la PNL tiene la habilidad de que sus aprendices enseñen y trasmitan esa habilidad, ya que no es una secta donde el maestro posee grados inaccesibles para los no iniciados, el conocimiento se trasmite en una atmósfera profesional, divertida y elegante.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Criterios profesionales y PNL II


El profesional de PNL, como cualquier otro profesional de la salud, debe ser claro y transparente con sus credenciales, títulos y experiencia. Debe ser muy claro y conciso acerca del procedimiento a seguir a partir del motivo de consulta que el cliente le exponga; incluso cuánto ha de durar el tratamiento y las posibles repercusiones en otras áreas si es que las hubiera.

El cliente debe tener claro cada uno de los pasos de la intervención en un lenguaje accesible y esto incluye la explicación de las técnicas que se han de utilizar en su caso específico. Esto lo saben quienes han sido debidamente formados en PNL, ya que dentro de los lineamientos de formación se hace mucho énfasis a la ética y profesionalismo.

En ocasiones, la persona no se siente "cómoda" con el profesional ya que no le inspira confianza y muchas veces porque desconoce lo que va a realizar o por qué; esto ya es un problema desde la PNL, nunca un cliente debe sentirse desconfiado de su neuroprogramador: va en contra de las normas.

En algunas instituciones estatales hay una campaña de información acerca de los deberes y derechos de los usuarios. Muchos de esos puntos, tales como, derecho a la información, a la cortesía y a conocer cada paso del trámite o procedimiento que están realizando, son aplicables completamente a la PNL.

Si usted está pensando en contratar los servicios de un profesional de PNL, tenga en cuenta estos puntos y recomendaciones para que se asegure un trato profesional y una buena calidad en el servicio.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Los criterios profesionales y la PNL I


Cuando una persona conoce a un profesional nuevo en cualquier área, sea técnica como un mecánico o profesional, como un dentista o abogado; le sería muy útil a ambos poder confiar uno en el otro. A usted como cliente, le es casi imprescindible confiar en sus habilidades profesionales y su persona, incluso. La pregunta es ¿cómo desarrolla usted esa confianza?. En un estudio, se le preguntó a varia gente cómo desarrollaban esa confianza y la mayoría, abrumadoramente, contestó que si lo veían seguro en lo que hacía o decía, debía ser bueno y eso era suficiente. Un único criterio, parece asombrosamente simple, pero así es y los estafadores lo saben.

Resulta un poco más fácil cuando un conocido nos recomienda a alguien, aunque hay que asegurarse que los criterios de él sean los mismos que los suyos, sino habrán posibilidades de que surjan problemas posteriores. Hay otros criterios que se pueden utilizar para medir la calidad de profesional que va a contratar.

Puede pedir recomendaciones a clientes anteriores o actuales, verificar las credenciales académicas que posee, a veces se puede consultar a los colegios o gremios a los que por ley deben pertenecer según su oficio; es muy importante el tipo de garantía de su trabajo y la forma en que le explican todos los pasos, posibles complicaciones o resultados de lo que vaya a realizar; incluso una pregunta sencilla como ¿habría algún problema con pedir recomendaciones de su trabajo?, puede arrojar información importante acerca de él.

Estos sencillos pasos pueden ahorrar o evitar malas experiencias, que lamentablemente son más comunes de lo que pensamos. Los ticos especialmente son muy confianzudos y eso pasa factura. No se trata de ser paranoico, sino de velar por quien vamos a escoger para poner nuestra salud, dinero, tiempo, etc.

En PNL, hay muchos que gustan de impresionar a la gente con el procedimiento rápido de las fobias (técnica de principiantes) o algún truco hipnótico (muchas veces montado), cuando en realidad es algo que se puede encontrar en cualquier libro. Un profesional de PNL es mucho más que eso, de eso tratan estos artículos.


viernes, 2 de diciembre de 2011

El sobrepeso y PNL III


Antes de la sesiones hipnóticas se ha realizado una entrevista para evaluar las variables sistémicas relacionadas con los factores que hemos hablado en los artículos anteriores. Para poder identificar, en la medida de lo posible, las variables más importantes y únicas de cada caso.

La obesidad no es un asunto unidireccional, en el sentido de "como no hago ejercicio estoy con sobrepeso"; no es un asunto de causa efecto. Por lo que es importante evaluar cuáles factores son importantes en cada caso particular y así, personalizar el tratamiento.

Aparte de las sesiones que la persona recibe en el consultorio, en ocasiones, se graban otras para que las personas las escuchen en casa en horarios preestablecidos como tareas terapéuticas. Tratamientos así, por lo general, tienen una duración que va de 3 a 6 meses en sesiones cada 15 o 22 días; o sea, unas diez sesiones en los casos más complejos.

Al cabo de este tiempo no es que la persona ya perdió el peso, lo que sí ha logrado es modificar sus hábitos y la pérdida de peso ya ha empezado y lo que falta es tiempo para legar a la meta deseada al inicio. En un periodo de un año, se puede esperar una óptima recuperación en la mayoría de los casos.

Por último, se realizan unas sesiones de seguimiento más esporádicamente para monitorear el avance, las posibles resistencias o recaídas o alentar el proceso. Lo importante es que a menos de que halla alteraciones físicas en el organismo, la persona no volverá a ganar peso una vez que modificó sus hábitos y se acostumbró a vivir con ellos.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails