viernes, 11 de noviembre de 2011

La mente inconsciente III


Es en ella donde reside la intuición, la pericia de cualquier actividad, la agilidad y todas las habilidades en las que se destaca una persona.

El hecho de que una persona no pueda explicar exactamente cómo hace cualquier cosa que haga muy bien, no significa que su comportamiento o habilidad no tenga estructura que pueda reproducirse y enseñarse.

También, desde la mente inconsciente se pueden modificar comportamientos ligados a procesos psicosomáticos, fisiológicos y metabólicos. A manera de ejemplo, las habilidades que desarrollan los monjes tibetanos, tales como controlar el ritmo cardiaco, la temperatura corporal; lo logran controlando la mente inconsciente.

En términos prácticos, se pueden manejar desórdenes alimenticios, trastornos del sueño, alergias, compulsiones, migrañas, fobias, ataques de pánico, etc. No estamos hablando de una panacea, sino de una herramienta con alto grado de efectividad y sin efectos secundarios.

La mente inconsciente es un gran aliado en los procesos de cambio y desarrollo personal. El cerebro guarda secretos que la ciencia poco a poco ha ido develando y cada día causan más fascinación y los horizontes que se vislumbran son muy emocionantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails