viernes, 25 de noviembre de 2011

El estrés y PNL


El estrés puede considerarse un trastorno psicosomático, hoy por hoy un azote para una porción grande de la población. Aunque la reacción es física de forma muy variada e intensa, las causas se pueden rastrear a partir de la estructura psicológica de la persona.

Las condiciones ambientales pasan por la estructura neurocognitiva de la persona y de ahí a producir los síntomas físicos asociados al estrés. Las alteraciones gastrointestinales, del apetito, del sueño, musculares, y demás, por supuesto también hay alteración directa en el humor, la concentración, la irritabilidad, la capacidad de reacción y las habilidades interpersonales.

La reacción del estrés es producto de la interpretación que la persona le da a los eventos del medio que la rodea. Sea en la familia, trabajo, etc, por las razones que sean. Pero no es el evento en sí lo que provoca el estrés, sino los pensamientos o significados asociados que tiene la persona acerca de ellos. Acá es donde interviene la PNL.

Se puede modificar la percepción neurocognitiva que la persona tiene de cualquier evento que le ocasiona estrés y lograr una modificación en él; aunque si es un estrés crónico se necesita trabajar otras áreas antes de poder liberar a la persona por completo de este padecimiento.

Con unas cuantas sesiones se pueden lograr importantes avances con las personas que lo padecen, ya que al trabajar sobre sus percepciones de la realidad y de los eventos que las rodean, no sólo logran cambiar o modificar el estrés sino muchas conductas relacionadas a su cotidianeidad, mejorando sustancialmente su calidad de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails