miércoles, 6 de julio de 2011

Claustrofobia


El significado de la palabra deriva del latín claustrum (cerrado) y del griego fobia, que es miedo. Estas personas se angustian enormemente en lugares como los ascensores, cuartos pequeños, espacios confinados aún cuando el tiempo en ellos sea pequeño.

Puede aparecer en cualquier momento de la vida, aún cuando anteriormente la persona no haya experimentado nada parecido. Incluso, puede aparecer progresivamente entonces la persona no se percata de cómo su angustia va en aumento en espacios cerrados hasta que la reacción es desproporcionada.

La persona experimenta una sensación de ansiedad que la impulsa a salir corriendo de esos lugares, su pensamiento se paraliza, su presión arterial sube, su respiración se acelera, siente frío y su boca se seca.

El tratamiento sigue la línea general para las fobias: se trabaja el patrón neurocognitivo que sustenta la reacción, se modifica y la persona puede experimentar la diferencia de una forma rápida y segura.

En ocasiones, la persona no siente mucha culpa o verguenza con este tipo de fobia, tal vez porque socialmente existe menos tabú o es más común entre las personas. Por ello, las consecuencias en su autoestima son menores.

Se han dado casos en que las personas cuando van a probar la fobia, por lo general en un ascensor, se quedan subiendo y bajando muchas veces divirtiéndose o preguntándose cómo era sentir miedo. Literalmente la persona borra de su memoria la respuesta fóbica y no se acuerda de nada.

Mañana continuamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails