jueves, 26 de mayo de 2011

Decisiones


Una de las biografías más inspiradoras para mí es la de Victor Frankl. Sobrevive a los campos de concentración durante 3 años, aunque su esposa e hijo mueren, así como sus padres. Él era psiquiatra y neurólogo, tuvo contacto con los trabajos psicoanalíticos de Freud y Adler y cuando estuvo preso en la terrible experiencia de los campos de concentración nazis, se da cuenta, como el mismo relata, que nada de su conocimiento puede ayudarle ahí.

Incluso, cuenta que muchos de los que morían no eran por débiles o tontos; la mayoría moría por que no encontraban un sentido por el cual vivir. Pronto se dio cuenta que quienes decidían vivir (por algún sueño o esperanza) eran quines podían hacerle frente a esa desoladora experiencia.

Él sobrevive y funda la Logoterapia, una escuela de psicología existencialista que se ha extendido por el mundo, brindándole muchos reconocimientos hasta su muerte en 1997.

Me pareció una buena manera de cerrar esta semana en la cual hemos estado hablando de decisiones, con la historia y ejemplo de Victor Frankl. Él decidió vivir aún cuando sabía que la muerte estaba cerca, su espíritu mantuvo la esperanza y no se quebró. Obviamente, otros factores hicieron que se salvara de morir en la cámara de gas, como el relató; pero imagino que quienes murieron con esperanza tuvieron una muerte en paz.

La vida es demasiado hermosa y también muy corta, para perder el tiempo lamentándose o llorando sobre la leche derramada. La vida es ahora, es lo único que hay, que existe y lo único certero; pues el mañana es tan efímero como el futuro. Aún la muerte es lo más cierto e incierto del mundo, porque aunque es segura, no sabemos cuándo.

Sólo tienes una vida y debes escoger cómo vivirla. En tus manos está la decisión. Siempre estuvo ahí y lo seguirá estando, esa es la buena noticia. Hasta la próxima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails