viernes, 29 de abril de 2011

La seducción femenina y la mano lenta


En el famoso libro de John Gray "Marte y Venus en el dormitorio", el autor explica una sutileza que habíamos mencionado anteriormente:

"La seducción y el juego previo le dan tiempo para relajarse y desprenderse gradualmente de sus inhibiciones. Los toques lentos, ritímicos e imprevisibles, las caricias y la frotación de las zonas no erógenas, despiertan gradualmente un deseo más intenso de ser tocada en las zonas erógenas. Para permitir que un hombre la satisfaga, ella necesita primero tiempo para relajarse y sentir esa parte de sí que necesita ser colmada."

El mejor amante es el de mano lenta. Gray detalla que la mujer, entre más tiempo se tarden con ella para estimularla directamente, aviva su deseo y su excitación. No sucede lo mismo con el hombre, pues fisiológicamente son muy diferentes.

Cada parte erótica de la mujer ha de estimularse indirectamente, como si fuera un juego. Intentando tocar y luego ya no, provocando, haciendo que lo desee y que lo sienta. Igual con la boca, los labios se besan suavemente una y otra vez hasta que ella esté más dispuesta y empiece a marcar el ritmo.

Un punto importante que a menudo se olvida de parte de los hombres es el clítoris: su estimulación es tan importante como acariciar el pene en el hombre. Se necesita conocimiento para su ubicación, toque personal, presión, ritmo y velocidad. Si no es bien estimulado generará dolor en vez de placer y es una forma rápida de apagar el deseo y es algo que no se quiere.

Cuando el hombre está excitado, fisiológicamente concibe el tiempo de manera diferente. Cree que pasa más rápido de lo que es. Para él pueden haber pasado 20 minutos cuando en realidad han sido cinco. Muchas mujeres se quejan de la rápido que sus parejas las abordan sexualmente, ya que ellas conciben el tiempo de una manera más lenta.

Continuaremos la próxima semana.




4 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario, Anónimo !!!

    ResponderEliminar
  2. hablando como mujer que soy....totalmente cierto, me desucbri como mujer con un hombre de mano lenta, me llevo al cielo y yo a el, ahora trato de guiar a mi pareja a como tratarme, pero hay hombres que no aceptan que les sugieran que hacer.

    ResponderEliminar
  3. Eso es cierto, lamentablemente. Existe la creencia errónea de que el hombre sabe por naturaleza qué quiere la mujer. En esto hay mucho mito y para algunos hombres es incluso amenazante que la mujer les diga cómo y qué hacer. Es fundamental el diálogo y la comprensión para ir eliminando esas falsas creencias. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails