martes, 26 de abril de 2011

La dependencia emocional


En el desarrollo evolutivo del ser humano, hay etapas en la niñez temprana (de 0 hasta 2 o 3 años, principalmente) en la que es necesario que el niño dependa de sus progenitores para poder construir su autoestima, confianza y seguridad. Literalmente está a merced de este vínculo, sea para una construcción positiva o negativa también, durante toda su niñez en mayor o menor grado.

Esta característica de vulnerabilidad se halla presente cuando la persona supera esta etapa e la niñez y todavía "depende" de otra persona o de criterios externos para tomar desde las decisiones más simples hasta las más complejas, depende de otros para fundamentar su valía, sus gustos, opiniones y preferencias.

Además, son muy posesivos cuando tienen relaciones, son celosos, inseguros y desconfiados y siempre esperan lo peor de la relación y las circunstancias relacionadas. Su tiempo gira alrededor de la otra persona y si no la tienen cerca, se sienten ansiosos, desorientados y son incapaces de dedicarse a actividades propias. Su mundo gira alrededor de lo que la otra persona diga o haga, su tiempo sin la pareja sigue girando en ella pensando ¿qué estará haciendo?, ¿estará pensando en mí?, ¿ a qué hora llegará?

Son incapaces de socializar con otras personas y a la larga tampoco aprueban que la pareja tenga una vida social activa, son demandantes, absorbentes, y de una forma pasiva son agresivos y controladores. Les cuesta perdonar, olvidar y son rencorosos. Por o general sufren de trastornos llamados "psicosomáticos", como colitis, gastritis, alergias, periodos depresivos, otros trastornos digestivos, etc.

Mañana hablaremos de cómo poder intervenir desde la PNL con este tipo de trastorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails