martes, 22 de febrero de 2011

Las submodalidades II


Decíamos la semana pasada que existen básicamente tres modalidades de la experiencia: la auditiva, la visual y la kinestésica. Cada una de ellas posee elementos más pequeños que son muy importantes en la representación, valoración e impacto cognitivo que las constituyen: las submodalidades.

Por ejemplo, en el sistema visual, tenemos las submodalidades de distancia, tamaño, color o b/n, tridimensional o bidimensional, nítido, borroso, colorido, desteñido, brilloso, opaco, con marco o sin marco, la ubicación en el espacio cognitivo, etc; en realidad no existe una lista única porque la estructura es diferente para cada persona.

¿Cómo funciona esto? A ver, puede pensar en algo que para usted represente mucho y sea muy significativo, (el tema es libre, siempre que sea muy valioso) y puede anotar cómo es esa imagen, si no la ve del todo clara, puede que la esté representando en otro sistema que no es el visual, pero puede realizar el ejercicio sin problema. Anote las submodalidades de esa imagen, si es muy importante, casi seguro (aunque no necesario) que estará frente a usted, colorida y tridimensional, grande y cerca de usted. Puede anotar cualquier otra submodalidad importante que note usted.

Piense en una imagen de algo que no le importa en absoluto, algo totalmente trivial e indiferente y anote las submodalidades. Ahora contraste esas submodalidades con las anteriores y se dará cuenta que mientras hay unas que no cambian habrán otras que sí lo hacen, estas son las responsables de codificar en el cerebro de manera distinta las experiencias de valioso y trivial. Si quisiera ser un poco más curioso puede añadir otra práctica sobre las submodalidades.

Antes de empezar cerciórese de que tiene identificadas muy bien las submodalidades de ambas experiencias, la trivial y la valiosa y cuando lo tenga, proceda. Tome la experiencia trivial y cambiele las submodalidades y póngale las de la experiencia valiosa y sentirá una gran diferencia en el impacto que le genera pensar en ella. Luego, vuélvalas a su posición original para dejar las cosas como estaban anteriormente.

La otra semana continuaremos con este tema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails