viernes, 4 de febrero de 2011

El Tantra II


Continuando con el artículo del Tantra, decíamos la semana pasada que la concepción sexual oriental, plasmada en el Tantra; es muy diferente y particular. El contacto corporal preliminar es todo un arte y juega un papel preponderante incluso superior al del orgasmo.

El contacto preliminar en Occidente es una técnica para ciertos padecimientos o trastornos sexuales, como la eyaculación retardada, la disfunción eréctil, anorgasmia, entre otros; también es una técnica para desarrollar el deseo en parejas que han perdido esa pasión y apetito sexual.

En cambio para el Tantra es vital este contacto cuyo fin es llevar al cuerpo y a la mente a un estado de éxtasis de sensaciones placenteras. Buscando ese estado de placer de alto nivel que se mantiene, no buscando el alivio del orgasmo. En nuestra cultura el orgasmo es la meta, el fin; dejando de lado el arte de amar entre las sábanas.

La idea no es traer toda la concepción espiritual tántrica a Occidente, su metafísica tiene un fuerte trasfondo cultural y milenario, pero sí se pueden extraer principios universales de la sexualidad humana descubiertos por ellos y que de alguna manera son utilizados por las técnicas actuales de la sexología y por los amantes más experimentados.

Es descubrirse uno mismo a través del otro, en un mutuo contacto, lleno de caricias, miradas y gestos; descubriendo al otro a través de todos los sentidos (en nuestra cultura la visual y lo kinestésico tienen primacía sobre los otros sentidos) La ciencia ha confirmado la poderosa influencia que el olfato tiene en la capacidad sexual de los hombres y mujeres, por ejemplo; algo que en Oriente se conoce ancestralmente.

El cuerpo del hombre y la mujer, más que el instrumento de placer, es un templo lleno de complejidades y secretos revelados por la experiencia tántrica. Es el camino al éxtasis, un puente que lleva a la dimensión del otro y que encierra en sí maravillas arcanas reservadas para los que saben cómo buscar.

En el próximo artículo trataremos el cuerpo humano masculino y la riqueza y variedad que representa para el arte de amar; detallando técnicas que se pueden aplicar para fomentar el placer y las capacidades amatorias. Hasta la próxima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails