viernes, 18 de febrero de 2011

El cuerpo masculino y el sexo II


Debemos repasar ciertas ideas relacionadas a la eyaculación y orgasmo masculino. Hay cuatro fases en la respuesta sexual: excitación, meseta, orgasmo y refractaria. Cuando el hombre llega al periodo refractario después del orgasmo, el pene pierde la erección y ha de esperarse un tiempo (que depende de la edad y la salud puede variar entre 20 minutos y 1 hora o más) para volver a tener una.

Pero cuando se obtiene el orgasmo sin eyacular, no se pierde la erección y se continúan teniendo orgasmos; una capacidad natural en la mujer y poco conocida en el hombre.

El proceso básico de la eyaculación masculina consiste en unos puntos intermedios que suceden en la erección. Generalmente los hombres piensan que la erección es un sólo proceso, pero tiene sus partes que en términos taoístas (la ciencia ha confirmado estas fases también) son: firmeza o elongación (tras la excitación inicial cambia su estado flácido), dilatación (crece y se pone un poco duro, pero no permite la entrada a la vagina), dureza (aquí ya está erecto y duro) y calor (es cuando el pene está tenso y se toca caliente).

En el tercer estado es cuando el hombre puede disponer de varios orgasmos, ya que si pasa a la siguiente fase la eyaculación es prácticamente inminente. Puede ocurrir en la adolescencia, el hecho de tener eyaculaciones y no perder la erección, por lo general luego de que se da la eyaculación hay que esperar un tiempo. En ocasiones puede darse el caso de haber sentido el orgasmo, pero no hubo emisión de semen y se perdió la erección, es posible que se dio entonces una eyaculación retrógrada, en la cual el semen fue a dar a la vejiga en vez de al exterior.

Cuando hay suficiente estimulación, el pene expulsaun líquido transparente cuya misión es facilitar la salida del semen. Luego si la estimulación continúa se llega al punto del no retorno y a la eyaculación. Mediante las contacciones de la próstata y otros músculos alrededor. El detener aquí la estimulación permitirá tener control de la eyaculación y familiarizarse con las diferentes sensaciones de placer durante el acto que darán señales acerca del momento justo de disminuir para alcanzar orgasmos sin eyacular.

Al detenerse se centra la atención en pequeñas contracciones de la próstata previas a la eyaculación, pero que son sumamente placenteras (usualmente no se reconocen porque son eclipsadas por el orgasmo en conjunto con la emisión de semen) Lo peor que puede pasar es que se caiga en el punto de no retorno donde se tiene el orgasmo con la eyaculación.

La otra semana continuaremos con la técnica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails