lunes, 28 de febrero de 2011

Ser y hacer I



¿Cuántas veces ha tenido la experiencia de pensar y estar completamente seguro de que cree en algo para después darse cuenta que no lo creía tan firmemente? O incluso, la gente que le conoce sabe que usted dice una cosa, pero que (como decimos en Costa Rica) a la hora de llegada hace otra.
Pues resulta que nuestras creencias y convicciones no son necesariamente aquellas que declaramos conscientemente, esas son palabras que muchas veces están influenciadas por prejuicios o etiquetas sociales; pero que no son necesariamente reflejo de nuestras más íntimas convicciones.
Para darnos cuenta de aquellas creencias que realmente rigen nuestra vida, tenemos que buscar los efectos en nuestras conductas para comprobar que sí calzan. Es decir lo que haces refleja lo que piensas. Una declaración bastante difícil de digerir para algunos.
¿Qué pasa cuando hacemos algo de lo que nos arrepentimos después?, cometimos un error e hicimos cosas que no debimos o incluso, no queríamos; ¿me definen esos comportamientos? Claro que no, no estamos diciendo que nuestras acciones necesariamente nos definan, lo que estamos diciendo es que nuestras conductas reflejan nuestras convicciones, pero cuando hacemos algo sin pensarlo o reflexionarlo y nos equivocamos, no significa que seamos malas personas o que en el fondo queríamos hacer daño.
Si un hombre dice que cree en la fidelidad y acostumbra serle infiel a su esposa, no hay que ser muy perspicaz para darse cuenta de que no es una creencia real en su vida. Si otra persona dice que robar es malo, pero no puede ver nada mal puesto porque se lo lleva, entonces hace algo completamente diferente a lo que dice, algo que socialmente está muy establecido. Como cuando el padre alcohólico le dice al hijo "haz lo que te digo, no lo que hago".
Al final es un asunto de integridad, sin ponernos moralistas, es un asunto de autenticidad. Ser lo que se es, lo que llamaríamos "de una sola pieza". En momentos muy especiales puede ser que hagamos cosas que no pensamos que haríamos, pero es una decisión que se tomó a la luz de nuevas circunstancias y ya que somos personas en constante crecimiento y desarrollo, es factible cambiar nuestras creencias.
Continuamos el miércoles.

viernes, 25 de febrero de 2011

El cuerpo masculino y el sexo III


Para empezar a conocer el cuerpo y al proceso del orgasmo masculino, se empieza con dos técnicas relacionadas a la respiración. En occidente se respira con la parte superior del pecho, lo que todas las escuelas de trabajo corporal tienen que corregir al iniciar sus terpias físicas.

Este tipo de respiración se aprende, porque los niños al nacer respiran con el diafragma; si se observa un niño pequeño dormir se podrá ver como su abdomen sube y baja, seña del tipo de respiración que maneja.

Lo primero que hay que hacer es respirar de la siguiente forma:
1) Siéntese recto en una silla con respaldar.
2) Ponga sus manos alrededor del ombligo para que pueda verificar el tipo de respiración que está practicando.
3) Inspire lentamente por la nariz.
4) Logre que el ombligo se levante con cada inspiración y no el pecho ni los hombros.
5) Cuando expire sienta como el ombligo se corre hacia atrás.
6) Repita esta respiración varias veces al día, en cuentas de 20 a 30 para que cada vez se la haga más fácil.

Cuando logre este ejercicio sin mayores dificultades, repítalo pero esta vez por cada inspiración agregue un número hasta llegar a cien. Si pierde la cuenta, es porque posiblemente estaba pensando en otra cosa, por lo que es necesario que vuelva a empezar. El objetivo es que se concentre en su respiración y pueda detener o por lo menos, desacelerar su mente durante el proceso. El tiempo que le tome dominar esta técnica va de unos días a semanas, depende de la frecuencia que lo realice y la honestidad con usted mismo a la hora de ejercitarlo.

Por último, un muy conocido ejercicio aunque sacado de contexto. Detener a voluntad unas tres veces el flujo de la orina cuando se está evacuando. Este ejercicio por sí mismo no logrará más que fortalecer el músculo PC, pero cuando se practica de forma combinada con las técnicas anteriores y las que después presentaremos, tiene un resultado mayor.

Hasta la próxima semana y mucha suerte.



jueves, 24 de febrero de 2011

Efectividad vs relaciones humanas


Hemos hecho referencia en artículos anteriores a la importancia del proceso de selección y reclutamiento para concretar la mejor opción para la organización a la hora de contratar personal.

Pero qué sucede cuando ya hay personal contratado cuando nosotros llegamos y nos damos cuenta que tenemos que lidiar con ellos. Específicamente aquellos que tienen un excelente desempeño en su puesto (lo cual es un plus muy importante y relativamente escaso hoy día: la mano de obra de calidad), pero sus relaciones sociales (diferente de las relaciones personales) dentro de la organización son deficientes y generan problemas y roces entre los demás trabajadores.

No es regla, pero es muy molesto y a veces complicado lidiar con personas que dan calidad en su desempeño, por lo que son valorados aunque no se lleven bien con otros. Esto puede deberse a varios factores que habría que analizar a lo interno del grupo de trabajo e incluso, valorar la cultura organizacional.

Desde un punto de vista macro, si la política empresarial o departamental valora el desempeño por encima de las relaciones sociales, sería un aspecto a considerar para comprender la posición que ocupa dentro del sistema laboral. Si lo contrario acontece, entonces esta persona podría tener un tiempo corto de permanencia.

Lo que hay que valorar son las consecuencias a largo plazo de tener a personas así. De momento (corto plazo) su desempeño puede justificar o eclipsar sus deficiencias en otras áreas, pero si este comportamiento genera roces y desmotivación entre el grupo de trabajo, puede resultar contraproducente a largo plazo sostener a una persona así aunque su desempeño sea superior l promedio.

Actualmente, las opiniones acerca de las habilidades de los empleados, apuntan a que es más valioso las habilidades sociales y la inteligencia emocional que la experiencia, conocimiento e incluso desempeño, ya que personas que posean estas competencias sociales tienden a desempeñarse mejor en equipo, desarrollan un sentido de pertenencia mayor y aprenden a menor costo lo que exige su oficio.

Por lo que si hay personas así, el paso a seguir es valorar el impacto a corto y largo plazo de esta conducta y antes de tomar una decisión, pensar en cómo afectaría a todo el equipo humano y productivo en el departamento para no entorpecer las funciones normales del departamento.

miércoles, 23 de febrero de 2011

PNL y salud III


En la década de los 60 y 70 se descubrieron unos hechos que llamaron poderosamente la atención en relación con el sistema nervioso y el inmunitario. Se pensaba que eran sistemas separados, pero se descubrió que terminales nerviosas estaban físicamente conectadas a células del sistema inmunológico, a los leucocitos.

Esto asombró a los científicos, ya que surgió la pregunta de que con qué fin estaban interconectadas. Esto empezó a desarrollar la psicoinmunología, es decir, la ciencia que estudia la relación entre los sistemas nervioso, inmunológico y endocrino y su impacto en la salud.

En muchos países es una disciplina que se imparte en las universidades y los centros de salud cuentan con especialistas en esta carrera. Lo importante es destacar el hecho científico de que la mente tiene un impacto importante y directo en la salud. Decíamos en el artículo anterior que las metáforas eran una herramienta valiosa para determinar esta relación en las personas, hoy mencionaremos otra técnica complementaria para que pueda ir descubriendo la relación entre sus pensamientos y su salud.

Puede ser que usted padezca de alguna enfermedad que sea común en su familia, artritis, asma, diabetes, padecimientos gástricos, etc; puede que la tenga usted desarrollada o no, pero sería importante que revisara sus respuestas a estas preguntas: ¿cree que por tenerla alguno de sus familiares usted la tendrá también?, ¿se visualiza usted en el futuro como portador?, ¿cree que la probabilidad de trasmisión hereditaria es sentencia segura de padecerla?, ¿cree que de por sí la vejez es sinónimo de detraimiento físico?

Estas son sólo algunas de las preguntas que puede hacerse que tengan relación con lo que usted piensa acerca de la salud y las enfermedades, que inevitablemente influirán en ellas. Por lo demás, el primer paso para descubrir cómo puedo influenciar en mi salud es darme cuenta de lo que pienso y cómo pienso acerca de ella.

Continuaremos después con más.

martes, 22 de febrero de 2011

Las submodalidades II


Decíamos la semana pasada que existen básicamente tres modalidades de la experiencia: la auditiva, la visual y la kinestésica. Cada una de ellas posee elementos más pequeños que son muy importantes en la representación, valoración e impacto cognitivo que las constituyen: las submodalidades.

Por ejemplo, en el sistema visual, tenemos las submodalidades de distancia, tamaño, color o b/n, tridimensional o bidimensional, nítido, borroso, colorido, desteñido, brilloso, opaco, con marco o sin marco, la ubicación en el espacio cognitivo, etc; en realidad no existe una lista única porque la estructura es diferente para cada persona.

¿Cómo funciona esto? A ver, puede pensar en algo que para usted represente mucho y sea muy significativo, (el tema es libre, siempre que sea muy valioso) y puede anotar cómo es esa imagen, si no la ve del todo clara, puede que la esté representando en otro sistema que no es el visual, pero puede realizar el ejercicio sin problema. Anote las submodalidades de esa imagen, si es muy importante, casi seguro (aunque no necesario) que estará frente a usted, colorida y tridimensional, grande y cerca de usted. Puede anotar cualquier otra submodalidad importante que note usted.

Piense en una imagen de algo que no le importa en absoluto, algo totalmente trivial e indiferente y anote las submodalidades. Ahora contraste esas submodalidades con las anteriores y se dará cuenta que mientras hay unas que no cambian habrán otras que sí lo hacen, estas son las responsables de codificar en el cerebro de manera distinta las experiencias de valioso y trivial. Si quisiera ser un poco más curioso puede añadir otra práctica sobre las submodalidades.

Antes de empezar cerciórese de que tiene identificadas muy bien las submodalidades de ambas experiencias, la trivial y la valiosa y cuando lo tenga, proceda. Tome la experiencia trivial y cambiele las submodalidades y póngale las de la experiencia valiosa y sentirá una gran diferencia en el impacto que le genera pensar en ella. Luego, vuélvalas a su posición original para dejar las cosas como estaban anteriormente.

La otra semana continuaremos con este tema.


lunes, 21 de febrero de 2011

PNL y salud II


Continuando con el tema acerca de la salud, hablábamos de las tres edades. Otra manera de tener una idea acerca de cómo la mente tiene relación directa con la salud es a través de las metáforas.

Una metáfora es un tipo especial de comparación que establece analogías entre dos cosas o eventos, en PNL son muy valiosas como tratamiento y diágnostico. Aunque en PNL no se realizan diagnósticos psiquiátricos o psicológicos de ningún tipo, sí se pueden establecer pautas neurocognitivas por medio de las metáforas.

Por ejemplo, si una persona cree firmemente la metáfora de la medicina de que el cuerpo está asediado por un mundo malvado y nocivo de organismos externos, tendrá una salud muy diferente a una que crea en la metáfora de que el equilibrio entre nuestro cuerpo y esos organismos es la clave para una vida plena.

Una manera fácil de descubrir nuestras metáforas es utilizar una estructura gramatical sencilla que consiste en completar la frase con lo que primero se nos venga a la mente. Por ejemplo "para mi la salud es como...", "porque..."; "para mí la enfermedad es como...", "porque..."; "para mi el cuerpo es como...", "porque..."; "para mi la mente es como...", "porque..." y así sucesivamente con conceptos relacionados a la salud y enfermedad y podrá descubrir una temática común en sus respuestas que le permitirán descubrir cómo concibe usted internamente esos procesos y esas ideas repercutirán directamente sobre su salud.

El miércoles hablaremos acerca de la base científica de estos descubrimientos.

viernes, 18 de febrero de 2011

El cuerpo masculino y el sexo II


Debemos repasar ciertas ideas relacionadas a la eyaculación y orgasmo masculino. Hay cuatro fases en la respuesta sexual: excitación, meseta, orgasmo y refractaria. Cuando el hombre llega al periodo refractario después del orgasmo, el pene pierde la erección y ha de esperarse un tiempo (que depende de la edad y la salud puede variar entre 20 minutos y 1 hora o más) para volver a tener una.

Pero cuando se obtiene el orgasmo sin eyacular, no se pierde la erección y se continúan teniendo orgasmos; una capacidad natural en la mujer y poco conocida en el hombre.

El proceso básico de la eyaculación masculina consiste en unos puntos intermedios que suceden en la erección. Generalmente los hombres piensan que la erección es un sólo proceso, pero tiene sus partes que en términos taoístas (la ciencia ha confirmado estas fases también) son: firmeza o elongación (tras la excitación inicial cambia su estado flácido), dilatación (crece y se pone un poco duro, pero no permite la entrada a la vagina), dureza (aquí ya está erecto y duro) y calor (es cuando el pene está tenso y se toca caliente).

En el tercer estado es cuando el hombre puede disponer de varios orgasmos, ya que si pasa a la siguiente fase la eyaculación es prácticamente inminente. Puede ocurrir en la adolescencia, el hecho de tener eyaculaciones y no perder la erección, por lo general luego de que se da la eyaculación hay que esperar un tiempo. En ocasiones puede darse el caso de haber sentido el orgasmo, pero no hubo emisión de semen y se perdió la erección, es posible que se dio entonces una eyaculación retrógrada, en la cual el semen fue a dar a la vejiga en vez de al exterior.

Cuando hay suficiente estimulación, el pene expulsaun líquido transparente cuya misión es facilitar la salida del semen. Luego si la estimulación continúa se llega al punto del no retorno y a la eyaculación. Mediante las contacciones de la próstata y otros músculos alrededor. El detener aquí la estimulación permitirá tener control de la eyaculación y familiarizarse con las diferentes sensaciones de placer durante el acto que darán señales acerca del momento justo de disminuir para alcanzar orgasmos sin eyacular.

Al detenerse se centra la atención en pequeñas contracciones de la próstata previas a la eyaculación, pero que son sumamente placenteras (usualmente no se reconocen porque son eclipsadas por el orgasmo en conjunto con la emisión de semen) Lo peor que puede pasar es que se caiga en el punto de no retorno donde se tiene el orgasmo con la eyaculación.

La otra semana continuaremos con la técnica.

jueves, 17 de febrero de 2011

Comunicación informal: chismes


La comunicación informal, o más específicamente, chismes, son un gran problema en las empresas. Los rumores pueden provocar roces entre compañeros, desmotivación, rencillas, incluso sabotaje en el desempeño de las labores.

Muchas veces, los jefes optan por ignorar o escuchar el chisme, atendiendo la solicitud de anonimato de la persona que habla, en aras de "no quiero problemas", "no me consta", "a mí me dijeron" sin revelar la fuente. Entonces escuchan y muchas veces toman decisiones sin ni siquiera consultar.

Para evitar que se propague, hay una estrategia general que se puede aplicar para ir eliminando los chismes y ubicar a las personas chismosas. Cuando una persona llega con el chisme con las frases que apuntamos anteriormente, el jefe debe ser claro en dos cosas: una, exigirle la fuente o sino, se considera que ella lo inició y dos, decirle que lo va a encarar o dar su nombre en cuanto se lo solicitan. Es decir, desaparece el anonimato.

Esta es la clave principal. Si la persona se niega, entonces el asunto se deshecha y se le advierte a la persona que deje de prestarse para el chisme y seguramente lo pensará dos veces para volver a decir algo. Además, lo otro que puede hacer un superior es informarle a todos que a partir de ahora la estrategia general para evitar roces es encarar a las personas involucradas con quejas o rencores, donde se sepa quién denuncia, qué denuncia y a quién denuncia y la otra persona tiene la oportunidad de defenderse.

Así, de esta manera, se va cambiando la percepción del entorno laboral. Las personas sabrán que cualquier comunicación tipo chisme, no prosperará y cuando estas personas saben que no van a quedar en el anonimato, no se atreven a decir nada; porque la naturaleza básica del chisme es tirar la piedra y esconder la mano. Disfrutando las consecuencias de lo que dicen.

La comunicación ha de ser directa, franca, sin distorsiones en la medida de lo posible y esto empieza por el liderazgo. Si el jefe permite los chismes se darán y las consecuencias últimas caerán sobre él; pero si su liderazgo es efectivo no permitirá que las personas con esa costumbre deterioren su equipo de trabajo .

miércoles, 16 de febrero de 2011

PNL y salud


Cuando pensamos en el término de salud, se nos viene a la mente un concepto médico probablemente, en el sentido de no tener enfermedades. Pero el concepto de salud es mucho más amplio que sólo eso.

La salud es un estilo de vida donde las facultades mentales y físicas del cuerpo están al tope de su potencial de acuerdo a la edad. Empezaremos por este concepto. Hay 3 edades cuando lo consideramos desde PNL: la edad cronológica, esta es la del calendario y la que nos rige en términos legales. La edad biológica, es el desgaste del cuerpo de acuerdo al estilo de vida y la edad psicológica, es la que en el pensamiento tenemos y como tal vivimos y reflejamos.

De estas 3 edades, la cronológica es la única irreversible e inexorable. ¿Han tenido la experiencia de conocer a alguien que cuando lo ven parece de 50 y sólo tiene 40?, están viendo la edad biológica; posiblemente quejumbroso de un cuerpo que ya no le funciona muy bien debido a estilos de vida insalubres y también posiblemente, han tenido la experiencia de haber conocido a alguien "joven de espíritu" que a pesar de tener mayor edad aparenta mucho menos, son muy joviales y saludables, una característica de la edad psicológica.

Tanto la edad biológica como la psicológica son manipulables y tienen un efecto directo sobre la salud. Que podemos definir como un estado de equilibrio del organismo total que permite vivir al máximo en paz, alegría y fisiológicamente, en armonía con todos los sistemas corporales. La salud es mucho más que la ausencia de enfermedad, es plenitud, confianza y crecimiento constante.

Los estados mentales pueden ser tan dañiños o saludables como hábitos físicos; si se hace ejercicio y se come balanceadamente se puede asegurar un crecimiento muy sano desde el punto de vista físico, pero si los pensamientos son nocivos y perjudiciales afectarán negativamente al cuerpo que lo terminará enfermando. Y viceversa, aún cuando las condiciones físicas no son óptimas, si los pensamientos son muy positivos y adecuados influyen favorablemente en el organismo físico, elevan las defensas, aminoran el impacto de síntomas, hacen más fáciles los tratamientos, ponen a funcionar la capacidad natural del cuerpo para sanar, se hace más receptivo al tratamiento al necesitarlo menos, disminuye el estrés y la presión alta y el dormir se hace más fácil y provechoso.

Continuaremos la otra semana.

martes, 15 de febrero de 2011

Las submodalidades I


La experiencia humana subjetiva posee una estructura que puede estudiarse objetivamente. Es el resultado del avance de las neurociencias y en especial de la PNL. No se trata de telepatía ni de adivinar el pensamiento; sino en reconocer cómo es el proceso del pensar humano.

Todo proceso mental está estructurado de tres maneras, que llamamos modalidades de la experiencia: la visual, la auditiva y la kinestésica. Si una persona es de preferencia visual, pensará a través de imágenes, será rápida de pensamiento, hablará rápido y su tono de voz será alto; respirará con la parte superior del pecho, los movimientos musculares serán más notorios alrededor de los ojos; las manos se irán a esa zona corporal también. Los predicados verbales usarán palabras visuales como "punto de vista", "fíjense", "claro", "nítido", "perspectiva", etc.

Los auditivos no mirarán a los ojos cuando hablan, pero su cabeza estará inclinada poniendo su oreja en dirección de su interlocutor; su voz será armoniosa y un poco pausada; sus manos tocarán constantemente su mandíbula y orejas; su respiración será más profunda y acentuada en el pecho y diafragma; sus palabras contendrán oraciones como "me gusta lo que dices","es música para mis oídos", "me suena bien", etc.

Los kinestésicos, son muy intuitivos, sensibles, su respiración es profunda, su voz grave y su hablar es despacio; su respiración es muy profunda a nivel del diafragma bajo y las manos estarán por debajo del pecho. Sus palabras tendrán adjetivos como "presión", "fuerza", "fuerte", "pesado", "duro", "ligero", "perdido", etc.

Esta breve descripción es de las modalidades de la experiencia o sistemas representacionales; cómo es que las personas piensan y no de lo qué piensan, es decir, de la forma del pensamiento y no del contenido del pensar. Las submodalidades son los componentes de cada uno de ellos, de éstos hablaremos la otra semana.

lunes, 14 de febrero de 2011

FELIZ DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD



A todos nuestros lectores les deseamos un día muy especial para celebrarle a los amigos, cuates, compas, "man", "mops", colegas, camaradas, compinches, manitos, carnales y por supuesto a la pareja que algunos puedan tener en este lindo día para valorar a las personas importantes que nos rodean.

viernes, 11 de febrero de 2011

El cuerpo masculino y el sexo I


¿Cuál es el órgano sexual masculino por excelencia? A esta pregunta casi el 100% de personas (hombres y mujeres) responderían sin pensarlo que el pene. Lo cual refleja lo genitalizada que está la sexualidad en nuestra sociedad. Pero la verdad es otra.

Los estudios científicos de la sexología han descubierto y demostrado que el responsable del placer sexual masculino es en realidad el cerebro. Aquí se origina el orgasmo, a diferencia de la eyaculación que es sólo un reflejo que ocurre a nivel inferior de la columna vertebral. En realidad, fisiológicamente hablando, son dos procesos completamente diferentes y separados.

Tras la eyaculación el cuerpo entra en el periodo refractario, es decir, ha de esperar un tiempo para volver a tener una eyaculación. Además, tras ella, la "energía" disminuye en el hombre a tal punto que requiere dormir y esto lo afirman los estudios científicos, la necesidad del hombre de dormir o descansar luego de eyacular. Pero antes de entrar a desarrollar este tema, expondremos algunos puntos importantes a manera de introducción.

Las zonas erógenas son las zonas del cuerpo que más fácilmente o directamente desencadenan placer. Nótese que dice la definición "más fácilmente" ya que no son las únicas. Ellas son: las orejas (por atrás y por el lóbulo), el cuello y la nuca, los pezones, las nalgas, los testículos, el perineo, el ano, la próstata, el pene, la parte interna de los muslos, la parte atrás de la rodilla y el dedo gordo del pie. Algunas de estas zonas dará placer diferente a cada hombre, pero al explorarlas y conocerlas pueden dar mucha gratificación. Incluso la próstata (cuya estimulación es através de la penetración anal y por el perineo) puede desencadenar un orgasmo. Es lo que se conoce como el punto G masculino. Aunque muchos hombres no estén dispuestos a explorarlo por prejuicios las investigaciones demuestran que cada vez más son los hombres heterosexuales y mujeres que incluyen juegos anales en su práctica sexual.

Por lo que la estimulación es todo un arte, la próxima semana seguiremos detallando las complejidades y bondades de las que goza el hombre.

Nos vemos.




jueves, 10 de febrero de 2011

La técnica de la crítica II


La semana pasada dimos unos pasos para realizar la crítica de la mejor manera posible. Claro está, a la persona que la recibe no podemos controlarle la reacción, pero si podemos ser bastante asertivos si aplicamos el procedimiento descrito anteriormente.

Esta semana describiremos otra técnica, esta para recibir la crítica y poder discernir entre lo positivo y negativo que aporta a nuestra vida y desempeño, sea laboral, familiar o personal.

1) Desasóciese de usted mismo. Es decir, haga una separación donde se vea a usted mismo recibiendo la crítica. Como si estuviera observando una cinta del momento en que usted está escuchando la crítica, donde pueda verse usted y a la persona que le está criticando.
2) Ahora observe como el de la pantalla se ve a sí mismo siendo observado por usted, desde afuera. Esto es poco común y eso garantiza su efectividad.
3) Haga una película en su mente acerca del significado de la crítica. Para eso pregunte específicamente a qué se refiere para que esa película sea lo más completa posible. No invente, pregunte.
4) Valore el aporte de la crítica. Si tiene o no tiene razón, o en qué medida tiene razón. Haga una comparación entre la película anterior, para contrastar. Enfatice las preguntas y las respuestas, el proceso de investigar la intención de la otra persona.
5) Elabore un criterio propio acerca de la crítica. Con información previa, suya y de terceros, puede evaluar si la crítica es válida totalmente o hasta cierto punto y si es el caso, deshecharla. Este paso se puede realizar conjuntamente con el anterior.
6) Proyecte una imagen a futuro con esta nueva información añadida, para visualizarse a futuro con un nuevo comportamiento.
7) Cuando esa visualización lo deje satisfecho, entonces incorpórela a usted mismo. Mentalmente vea y sienta como se funde con usted para que la asuma completamente.

Estos pasos garantizan que la persona puede incorporar información valiosa de las críticas sin sentirse amenazado o desvalorado.

Inténtelo y me cuenta.

Hasta la próxima.


miércoles, 9 de febrero de 2011

El proceso de tomar decisiones II


El lunes decíamos que hay criterios que pueden ayudar a las personas a tomar decisiones de manera efectiva, generando estrategias adecuadas y pertinentes a cada contexto y situación.

Uno de estos criterios es que la estrategia tenga un componente o un paso de visualización a futuro. Imagine la situación de una persona que compra y compra cosas para la casa (adornos, muebles) y no tiene campo, porque no ha terminado la sala. Si hubiera visualizado se daría cuenta que no podía utilizarlos y que era mejor invetir en otra cosa. Si se trata de algo que se va usar (ropa o accesorios de esa índole) una visualización conjuntamente con una proyección a futuro de cómo se sentiría esa accesorio (ropa, zapatos, abrigo, anteojos, etc) sería muy útil también.

Otro punto importante es utilizar todos los criterios a la vez. Valorar las condiciones y contextos, las consecuencias a corto y mediano plazo y el impacto que genera esa decisión a su alrededor. Otro ejemplo clásico es el de la comida, donde las personas ven algo rico y se lo comen. Dejando por fuera la sensación de hambre o llenura que tengan, la hora de la comida, el lugar y el tipo de comida que ingerirían y por supuesto, las repercusiones que eso tiene en la salud.

También es importante usar todas las submodalidades. Es usar la visualización, el diálogo interno y lo kinestésico (sensaciones, olores y gusto), tanto pasadas como construidas (proyecciones a futuro) para enriquecer la toma de decisiones.

Considerar las consecuencias futuras ecológicamente. Esto significa pensar que pasaría si lo compro y qué pasaría sino lo compro, o si lo hago o no lo hago; que cambiaría en mi entorno inmediato, cómo repercutiría en mí y en m9is finanzas, tiempo y recursos y en las personas a mi alrededor. Dependiendo claro de lo que esté decidiendo.

Es una estrategia fundamental en el diario vivir, conforme esté más desarrollada y enriquecida favorecerá mucho nuestra vida.

Hasta la otra semana.

martes, 8 de febrero de 2011

Siendo buenos padres


Ser padres es una tarea extenuante , pero también sumamente gratificante. No existe un manual perfecto para tan monumental tarea, pero sí podemos esbozar algunas recomendaciones para tal fin. Esta vez presentaremos un sencillo procedimiento para lidiar con situaciones difíciles en la crianza, que pueden hacer sentir a los padres que están entre la espada y la pared porque no saben a ciencia cierta como proceder; adaptado de los esposos Andreas.

1) Piense en una situación problemática que esté viviendo con su hijo. Tal vez algún problema de conducta específico, una transición de privilegios o algo similar.
2) Ubíquese cómodamente y repase toda la información de la cual dispone. Sus valores y creencias, cómo se siente, sus temores y dudas como padre y persona. Revise si ellos corresponden a sus valores y creencias o si son importados de modelos externos. Como nuestros padres. Examine y valore si son suyos y si es así continúe con el siguiente paso.
3) Esta experiencia repásela nuevamente como su hijo. Qué podría pensar, querer o cómo podría sentirse. Puede pensar en cuándo usted tenía esa edad y en cómo han cambiado las cosas, el mundo y la sociedad desde entonces. Tome nota de toda la información que pueda reunir en este paso.
4) Ahora, distánciese de ambas posiciones y convirtiéndose en un observador neutral juzgue y analice la situación. Sopese los argumentos de cada uno en relación a las condiciones actuales y presentes; tome en consideración la información desde ese punto de vista y valórela para hacerse de un criterio.
5) Reuniendo toda la información de cada una de esas posiciones reconsidere la situación. Recuerde que cada una de estas posiciones arroja datos que lo pueden ayudar, también tenga en cuenta que mucha información es asumida aunque no necesariamente cierta, como en el caso de cuando tomó el lugar de su hijo. Si siente que no tiene toda la información, puede preguntarla y así reunirla para valorar más positivamente todo lo que está pasando.

Obviamente, puede usarse este procedimiento para muchas ocasiones y contextos y no solamente con los hijos. Pero definitivamente es muy útil como padre que toma decisiones importantes de crianza.

Espero que sea de mucho provecho y que les ayude en esos momentos en que ser padre se convierte en todo un desafío.

Hasta la próxima semana.



lunes, 7 de febrero de 2011

El proceso de tomar decisiones I


La toma de decisiones es un proceso tan básico que pasa desapercibido, pero su importancia es vital aun desde el punto de vista evolutivo. Para muchas personas, tomar decisiones es todo un calvario. Les causa ansiedad, culpa y puede tomarles mucho tiempo, incluso después de haber decidido dudan de que si fue lo mejor. Esto sucede con situaciones pequeñas incluso, como ir de compras. Con una mayor problemática en decisiones más importantes.

Neurocognitivamente, la toma de decisiones es denominada en PNL una estrategia, que no es otra cosa que una secuencia de pasos mentales que llevan a un resultado final. Por ejemplo, una mujer va a comprar un par de zapatos. Va a la tienda y escoje un par que le gusta, lo elige pensando que le va con el vestido que quiere lucir y los compra. Cuando los usa tal y como lo pensó, le molestan mucho y decide no usarlos más, aunque ya los pagó. Su estrategia básica fue: los vio (visual externo), imagina si le van con el vestido (visual interno construido) y los compra (exit). Si antes de salir los prueba (kinestésico) y se proyecta al futuro usándolos toda la noche en la velada (sinestesis kinestésico-visual) al final hubiera comprado otros.

Curiosamente, podría pensarse que las personas tienen múltiples estrategias de decisión de acuerdo con los diferentes contextos de su vida, lo impresionante es que normalmente tienen solamente de 3 a 5 y ya es decir mucho. Es decir, los mismo criterios neurocognitivos de comprar en el supermercado los usan para elecciones laborales,sentimentales y personales. Es increíble.

Obviamente no existe una única estrategia de toma de decisiones, ya que al ser todos diferentes y con criterios distintos, pues es iluso pensar eso. Lo que sí existen son euformismos que permiten evaluar si una estrategia es correcta para una persona, de acuerdo al resultado inmediato y posterior, al tiempo invertido y al sentimiento que se genera luego de la decisión y al impacto que genera ecológicamente.

Acerca de estos criterios y de las recomendaciones para tomar decisiones de manera efectiva y ágil, el miércoles definiremos estos puntos. Hasta entonces.

viernes, 4 de febrero de 2011

El Tantra II


Continuando con el artículo del Tantra, decíamos la semana pasada que la concepción sexual oriental, plasmada en el Tantra; es muy diferente y particular. El contacto corporal preliminar es todo un arte y juega un papel preponderante incluso superior al del orgasmo.

El contacto preliminar en Occidente es una técnica para ciertos padecimientos o trastornos sexuales, como la eyaculación retardada, la disfunción eréctil, anorgasmia, entre otros; también es una técnica para desarrollar el deseo en parejas que han perdido esa pasión y apetito sexual.

En cambio para el Tantra es vital este contacto cuyo fin es llevar al cuerpo y a la mente a un estado de éxtasis de sensaciones placenteras. Buscando ese estado de placer de alto nivel que se mantiene, no buscando el alivio del orgasmo. En nuestra cultura el orgasmo es la meta, el fin; dejando de lado el arte de amar entre las sábanas.

La idea no es traer toda la concepción espiritual tántrica a Occidente, su metafísica tiene un fuerte trasfondo cultural y milenario, pero sí se pueden extraer principios universales de la sexualidad humana descubiertos por ellos y que de alguna manera son utilizados por las técnicas actuales de la sexología y por los amantes más experimentados.

Es descubrirse uno mismo a través del otro, en un mutuo contacto, lleno de caricias, miradas y gestos; descubriendo al otro a través de todos los sentidos (en nuestra cultura la visual y lo kinestésico tienen primacía sobre los otros sentidos) La ciencia ha confirmado la poderosa influencia que el olfato tiene en la capacidad sexual de los hombres y mujeres, por ejemplo; algo que en Oriente se conoce ancestralmente.

El cuerpo del hombre y la mujer, más que el instrumento de placer, es un templo lleno de complejidades y secretos revelados por la experiencia tántrica. Es el camino al éxtasis, un puente que lleva a la dimensión del otro y que encierra en sí maravillas arcanas reservadas para los que saben cómo buscar.

En el próximo artículo trataremos el cuerpo humano masculino y la riqueza y variedad que representa para el arte de amar; detallando técnicas que se pueden aplicar para fomentar el placer y las capacidades amatorias. Hasta la próxima.


jueves, 3 de febrero de 2011

La técnica de la crítica I


La palabra "criticar" tiene una connotación negativa en nuestra sociedad, cuando en realidad es uno de los recursos más importantes cuando se utiliza adecuadamente para formar a las personas. Sea en el trabajo, familia, amigos , etc. Pero ¿qué hace que sea tan difícil hacerle una crítica a alguien, aunque sea positiva y por qué comúnmente es tomada de forma negativa?

Cuando la crítica es asumida desde el nivel de identidad y no por el conductual, entonces la persona se siente juzgada y menospreciada, lo que genera sentimientos negativos muy intensos. En el perfil de la personalidad, recordemos que las conductas es el segundo nivel y que no representan lo que somos, sino lo que hacemos. Por definición, el nivel inferior no le da sentido al nivel superior, sino al revés.

Entonces presentaremos un procedimiento para realizar la crítica de forma efectiva, tomando en cuenta que siempre es importante buscar el momento oportuno para realizarla; mantener siempre la distancia entre la crítica y la persona, esto requiere tacto y técnica, misma que desarrollaremos y recordar mantener un tono amistoso y sereno durante el proceso de retroalimentación. Hoy detallaremos la técnica para dirigir una crítica, la otra semana expondremos la técnica para asumir la crítica.

Si usted es la persona encargada de realizar la crítica, tome nota de estos puntos sintetizados por el neuroprogramador Alejandro Álvarez-Serrano:
1) Defina claramente el objetivo de su intervención y tenga claro la motivación que lo impulsa a realizarla. Esto es tener claro si lo que va a hacer es un regaño, una formación, desquitarse una cólera o una crítica constructiva.
2) Anote exactamente lo que viste, oíste y sentiste con respecto a la situación o desempeño de la otra persona.
3) Al realizar la crítica, pregunta ¿qué resulatado querías lograr?, ¿cuál era tu intención?, en qué te concentraste durante el proceso?
4) Esté muy atento a la respuesta.
5) Comenta las divergencias del resultado pretendido de acuerdo a tu percepción y después las concordancias; mantener ese orden es sumamente importante.
6) No dar direcciones, evaluaciones, interpretaciones ni consejos.
7) Reflexiona sobre lo experimentado.

Con este procedimiento la próxima vez que la toque realizar una crítica le irá mejor, se sentirá bien y los resultados serán más positivos.

Hasta la próxima semana.


miércoles, 2 de febrero de 2011

Superando la culpa


Siguiendo la línea del lunes, hablaremos hoy de la culpa. Tal vez no haya un sentimiento tan negativo y dañino como la culpa. Desde las teorías antiguas como el psicoanálisis hasta las terapias más efectivas como la Gestalt, ha sido investigada y trabajada en psicoterapia en gran manera.

Aunque existe una relación entre la vergüenza y la culpa, también hay importantes diferencias. Cuando se tiene la idea o percepción de que se han violado normas externas que traen el juicio o desaprobación de los demás, sentimos vergüenza. Cuando las normas son propias y provocan nuestra desaprobación, sentimos culpa.

Si bien es cierto, los pasos son similares al tratar ambas experiencias, hay un trabajo adicional cuando se maneja la culpa. Se trata de las normas o reglas que la persona ha roto y que provocan el sentimiento. Enumeraremos los pasos generales y luego los pasos para revisar las normas.

1) Identifique cómo piensa cuando se siente culpable. Identifique las submodalidades del recuerdo.
2) Piense en un momento donde haya violado una norma, pero sin sentirse culpable. Puede imaginar una experiencia así. Evoque las submodalidades.
3) Compara la estructura de ambas experiencias y al contrastarlas, anote las diferencias.
4) Transforma la experiencia negativa en la positiva cambiando las submodalidades.
5) Compruebe el sentimiento actual y en una situación a futuro.

Las normas con las que nos sentimos culpables pertenecen a una matriz de nuestro código de valores. Por lo general, al violar una fue porque lo hicimos en aras de otro valor o intención de más alta importancia para nosotros. Al evaluar esta intención, podemos redefinir la norma y su aplicación.

También, podemos revisar si la norma es demasiado general, si es polar (de tipo todo o nada) o si el contexto es más importante que la regla en sí. Esto significa que podemos valorar un comportamiento o reacción de una nueva forma a la luz de las circunstancias.

Sabemos que les sirvirá de algo estas técnicas. Si lo desean, pueden escribirnos por si tienen alguna duda y con mucho gusto le ayudaremos.

Hasta la próxima.






martes, 1 de febrero de 2011

Reconociendo la intención positiva de los niños


Todo comportamiento tiene una intención positiva, aunque sea doloroso, extraño o incómodo. Muchas de las reacciones de los niños son desmedidas en alguna manera, violentas, malcriadas, egoístas, etc., pero pueden tener intenciones positivas. Una manera efectiva de tratar con los niños y con esas rabietas, es reconociendo esta intención. Esto nos ayuda a educar, disciplinar y a formar personalidades fuertes y sanas.

Usted como maestro o padre o encargado ensaye estos pasos y le facilitarán mucho sus tareas en la cotidianeidad:
1) Detenga la conducta indeseada rápida y calmadamente.
2) Viéndolo a los ojos y colocándose a su altura física (agáchese si es necesario)
3) Enfoque la conducta y no su persona. No le diga "eres malo" sino "no me gusta tu conducta"
4) Pregunte ¿qué intentabas hacer?, ¿cuál era tu intención?, ¿qué querías lograr?
5) Reconozca el valor y la importancia de esa intención, diferenciándola de la conducta.
6) Propóngale al niño que juntos encuentren alternativas para cambiar la conducta que cumplan con la intención original. Y apóyelo con frases que estén dirigidas a su persona por encima de su conducta.

Los resultados usted podrá notarlos de forma rápida. Hay que tener un poco de paciencia si el comportamiento que se quiere cambiar ha estado usándolo el niño durante mucho tiempo. Hay que considerar también que los contextos donde ocurre la conducta hay que tomarlos en cuenta. Esto significa que si en la casa le permiten lo que usted le está corrigiendo, llevará más tiempo para que lo incluya en su conducta, pero el niño es capaz de aplicar esa nueva conducta y si se es persistente, se puede esperar que lo generalice.

Si tiene alguna duda consúltenos y con gusto le aconsejaremos.

Hasta la próxima.





LinkWithin

Related Posts with Thumbnails