lunes, 24 de enero de 2011

Principios de autoestima



Aceptarse y quererse a sí mismo es el principio fundamental de la autoestima y de la salud metal y física. Aunque para algunos es más fácil decirlo que vivirlo. Para muchos la sola experiencia de contemplarse al espejo es todo un calvario y les desagrada mucho lo que ven.

Para empezar a brindar algunas recomendaciones, diremos que la autoestima o el autoconcepto es la imagen que tenemos de nosotros mismos; aunque en la mayoría de las veces no es una autoimagen propia sino heredada. En este sentido, la influencia social y familiar es determinante.

Propiamente a las mujeres se les bombardea con cánones de belleza irreales y anoréxicos, donde la delgadez extrema e insana se asocia a la belleza, aceptación, moda y hasta inteligencia; a los varones por otro lado, la masculinidad distorsionada, la inhibición de sentimientos y la competencia absoluta, también cobra la factura a muchos hombres.

Lo primero para aceptarse es estar consciente de la autoimagen que tenemos. ¿Cómo te ves en tu mente? Más pequeña, delgada o gruesa de lo que eres. Quizá distorsionas lo que percibes de manera que contemplas algunas áreas de tu cuerpo con diferentes dimensiones de lo que realmente tienen. En la adolescencia es muy común que el chico o la chica crea que tal vez alguna parte de su cuerpo está fuera de lo "normal" y se acompleje de ellos. Si sus senos o trasero es grande o pequeño o si los chicos tienen muchas espinillas o no, el tamaño del cuerpo o su musculatura; si son en general muy flacos o muy blancos y de ahí, un montón de cosas más.

La autoimagen mental que desarrollas es la base de tu percepción, una vez que estás plenamente consciente de ella (esto no significa que te agrade, sino simplemente que sabes específicamente que no te agrada); puedes proceder a cambiarla. Por lo general, no se trata de toda la imagen sino de algunos aspectos de ella.

Algunos son irreales, creen que tienen alguna carencia o desproporción cuando no es así y en los otros casos, no existe distorsión, pero sí una incorrecta generalización. En el primer caso, se ven así mismos muy delgados y están en la medida correcta para su edad y estatura y contextura; aquí el detalle está en que no perciben la proporción. En el segundo, probablemente sí halla un elemento fuera de la norma, en este caso hay que contextualizarlo debidamente para poder trabajarlo de manera ecológica.

El miércoles daremos las recomendaciones para el primer caso y la otra semana, para el segundo. Hasta pronto.


1 comentario:

  1. Hola muy buenas, recientemente he abierto una pagina web y le propongo mostrar reciprocamente enlaces a cada una de nuestras páginas para si aumentar nuestro page rank y por ende aumentar nuestra relevancia en los buscadores.
    Mi pagina es de psicología social y PNL, le dejo el enlace:

    http://www.psicologiaypnl.com

    Espero su respuesta.

    Un saludo.


    Rodrigo Solera.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails