lunes, 17 de enero de 2011

El espejo y yo


¿Alguna vez ha tomado tiempo para contemplarse al espejo no para arreglarse o afeitarse, sino para verse así mismo? Es un ejercicio que para algunos puede ser muy intimidante y hasta amenazador. Más todavía cuando el espejo es grande como de cuerpo entero.

La experiencia de contemplarse en el espejo remite de alguna manera a contrastar la imagen que tenemos de nosostros mismos y el autoconcepto que en el fondo tenemos. A muchos y muchas les causa ansiedad mirarse porque no les gusta lo que ven.

Decíamos en el artículo de la soledad que muchas personas ocultan sus miedos internos entre la gente, pero no es la única forma. Hay muchas actividades humanas que sirven para este fin. El trabajo es un gran escape para otros, así mismo las mascotas, pasatiempos, hobbies y cualquier otra en realidad. No es que todas las personas que amen su trabajo y se entreguen a él caen en esta categoría ni tampoco aquellas que amen a sus mascotas, pero sin duda un gran porcentaje sí cae en él y estas personas lo intuyen realmente.

¿Quién eres?, ¿qué estás haciendo con tu vida?, si murieses hoy, ¿sentirías que has vivido? Difíciles preguntas por cierto en medio de una vida tan agitada; donde muchas veces sobrevivir absorbe todas nuestras energías. Pero al final de los días, en los años mozos, las respuestas a estas preguntas determinarán tu felicidad y descanso y sentido de plenitud. Hay una ventaja y es que las respuestas se contestan ahora, en este momento y siempre el ahora es el mejor momento para empezar.

Lo importante en la vida no la da el dinero, ni la casa ni el puesto que hayas logrado o los bienes que tengas; lo trascendental en la vida de cada uno y lo que da sentido a la vida, es lo que hayas hecho por ti mismo. Lo que hayas crecido, desarrollado, lo que hayas contribuido al mundo desde tu individualidad, el haber encontrado tu misión en la vida, tu sentido de existencia; sin duda, es lo que hace que una vida merezca la pena haberse vivido. Complejo, no lo creo; difícil de contestar, tal vez. Se necesita coraje y valor, buscar esa respuesta requiere valor y determinación.

Si alguna vez te detienes frente al espejo podrás descubrir no un pasado que ya no volverá o tiempo que se fue, si miras con atención podrás vislumbrar un futuro, una oportunidad, una esperanza, el primer día del resto de tu vida. No se necesitan años para darle sentido de vida o valor a tu existencia, cuando hayas encontrado tu sentido y tu razón de vivir, cada segundo que vivas será suficiente para darle sentido a toda tu vida. Piénsalo. Vale la pena.

Hasta el miércoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails