jueves, 16 de diciembre de 2010

El control del peso corporal III



Continuando con el tema de esta serie daremos unos tips para disfrutar de las comidas sin preocuparnos demasiado de las consecuencias negativas y el sobrepeso.

Primero, considere seriamente una recomendación antigua pero muy efectiva: tome al menos un vaso de agua antes de cada comida. Ayuda a controlar las ansias de comer, hidrata, ayuda a la piel y a la digestión y por supuesto, no engorda.

Segundo, no aguante hambre con la idea de hacer sólo una comida. Genralmente eso funciona así, durante el día la persona se abstiene de comer y en la noche, come en exceso. Lo que resulta en una ingesta desmedida, indigestión, acidez, culpa y comer en la noche no es para nada saludable; interfiere con las fases del sueño y al otro día la persona se levanta irritada y así pasa durante el día, incrementando el hambre y el estrés.

Tercero, coma despacio, "saboree" cada trozo y sienta la comida. Hay quienes tragan y tragan como si fuera una competencia, lo que provoca que los sensores corporales de la saciedad no funcionen y la persona complete una ración sin haberlo notado, lo que la lleva a comer más.

Cuarto, coma y disfrute de todo un poco. Para degustar cada plato, no es necesario una gran porción, es preferible porciones pequeñas de cada plato y así equilibrar la comida, siempre velando por sentir cómo mi estómago se sacia y a qué sabe la comida, esto porque hay personas que definen su estrategia de comida con criterios visuales, esto los lleva a seguir comiendo hasta que el plato esté vacío y que en la mesa no halla más comida.

Quinto, evite "pellizcar", "picar" o "probaditas" de las comidas, con esa idea las personas consumen tanto hasta alcanzar una porción o más, el problema viene cuando luego se sientan a comer y no se han dado cuenta de lo que ya han ingerido.

Sexto, los bocadillos y ponches pueden tener tantas calorías como una comida normal; por lo que hay que tener cuidado a la hora de ingerirlos. El que sean pequeños no significa que no tengan el potencial de engordar al agregar calorías que no se quemarán.

Séptimo, los postres son muy ricos en sabor, pero también en azúcares, harinas y calorías, al servirse luego de la comida, es recomendable que sea una porción pequeña sin repetición.

Por último, hay que recordar lo nocivo de las bebidas gaseosas y no excederse con las alcohólicas y una copa de un buen vino es el complemento perfecto para cerrar una cena y ayudar a la buena digestión y al corazón. Sabiendo esto, no queda más que desearles muy buen provecho.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails