lunes, 22 de noviembre de 2010

Lo que uno quiere


Algunos tienen la idea de que un psicólogo es un experto de las cosas de la vida, decisiones vitales y conflictos existenciales, cuando de hecho no lo son y por cierto, muchos de ellos tienen problemas personales como todos nosotros, seamos profesionales o no. Así, cuando alguien va al psicólogo porque busca saber lo que quiere pensando que va a encontrar la respuesta está realmente en un error; máxime si creen que el psicólogo tiene todas las respuestas. Ya tienen bastante con su vida para suponer que saben de la de todos.

Muchas personas depositan su absoluta confianza y conocimiento de sí mismos sobre otros, sean psicólogos, sacerdotes, pastores, consejeros, amigos y demás. Están ansiosos de recibir diagnósticos, etiquetas, guías de conducta y normas morales de agentes externos, ni siquiera imaginan que la respuesta está en ellos.

La tarea de un psicoterapeuta es ayudar a encontrarse a la persona consigo mismo, no ha decirle qué hacer o no hacer, facilita el proceso de autodescubrimiento. En PNL tenemos como norma no enterarnos de los detalles de la situación por la cual la persona viene a consulta, no es necesario y además, irrelevante para el cambio. Trabajamos con la forma de codificar cerebralmente la experiencia, no con el contenido de ella.

Muchos de nosotros cuando nos ponemos metas y objetivos lo hacemos desconociendo nuestras motivaciones, nuestros valores y gustos, razón por la cual no duran mucho o si los conseguimos no sabemos qué hacer con ellos o incluso, una vez logrados nos sentimos mal. La mayoría de veces la principal razón de esto es que nunca fueron "nuestras" metas, nunca las quisimos nosotros. Tal vez porque fueron autoimpuestas directa o indirectamente por esos agentes externos.

La mayoría de gente se hace propósitos de bajar de peso, estudiar, pasar más tiempo con la familia, comer más sano, descansar más, hacer ejercicio; pero una y otra vez no pasan de ser intentos. Si no son nuestras metas o nunca las quisimos, es lógico no trabajar para ello, sólo necesitaríamos conocer nuestros gustos; pero ¿qué pasa cuando queremos eso que nos propusimos y fracasamos?. Después de todo, quién no quisiera comer bien y tener un buen peso con una buena condición física? Esta semana hablaremos de cómo ir descubriendo lo que queremos para cuando nos pongamos metas poder alcanzarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails