miércoles, 24 de noviembre de 2010

Definiendo metas que pueda y quiera alcanzar II


La meta que me propuse, ¿la quiero realmente?. Debo pensar cómo afectaría las diferentes áreas de mi vida. Puede ser algo pequeño, pero por lo general un ajuste por pequeño que sea tiene repercusiones en muchas áreas de mi vida. Esto se llama en PNL chequeo ecológico.

Mencionábamos en artículos anteriores que si quiero bajar de peso podría haber un conflicto con mi gusto por la comida, por los hábitos que tenga y por los de la gente que me rodea. Es decir, será un poco difícil conseguirlo si mis amistades todas les gusta la comida alta en calorías y grasas.

Si quiero pasar más tiempo con mi familia, tengo que calcular como me sentiré con el hecho de desplazar otras actividades para tener tiempo para cumplir esta meta. Igual con cualquier otro objetivo que me proponga, las repercuciones han de ser valoradas y pueden ser pequeñas o grandes.
Una manera de hacerlo es visualizándome a futuro trabajando y logrando la meta propuesta y verme en diferentes contextos, analizando la reacción de la gente, los cambios que pudieran haber en el entorno y cómo reacciono yo ante ellos. Además, es importante considerar el factor tiempo.

Si mi meta es bajar de peso, luego de cierto tiempo lo puedo cumplir y después debería pensar en cómo mantenerlo. Pero si mi meta es retomar mis estudios, posiblemente el plazo de tiempo sea mayor, por lo que los cambios e implicaciones han de valorarse por todo ese tiempo.

¿Cómo cambiaría mi vida si logro esa meta?, ¿cómo cambiaría la vida de mis seres queridos? Puede que la meta sea muy beneficiosa para mi, pero a la larga me llegue a generar problemas con alguien a quien quiero mucho. Una vez conocí el caso de una persona que bajó de peso, a pesar de que era bastante lo hizo y se sentía muy bien consigo misma y pudo tener acceso a muchas cosas que antes no había podido por tener sobrepeso. Pero al conseguirlo, tuvo algunos problemas con su madre; ya que en la casa la comida tenía un papel fundamental entre los miembros de la familia. Todos tenían sobrepeso y participaban de desayunos y cenas en familia casi todos los días y fines de semana, ya imaginarán cómo se sintieron cuando su hijo ya nos los acompañaba como antes.

Además, del tiempo, implicaciones en mi vida, rutinas, seres queridos, amistades, el factor económico. No deja de ser importante y puede que se convierta en un factor motivante extra. Si me ahorro cierto dinero en comida o ejercicios, lo puedo usar para otras cosas de mi interés.

Puede parecer mucho trabajo para una simple meta, pero no lo es. Al contrario, son métodos sencillos y que aumentan en mucho las probabilidades de alcanzar las metas que nos proponemos. Mañana continuaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails