martes, 12 de octubre de 2010

Influencia y manipulación


El conocimiento es poder, sin duda alguna; parte del argumento de la película “El libro de los secretos”, cuyo protagonista principal es Denzel Washington, se basa en esta máxima. Las teorías psicoanalíticas y psiquiátricas han debatido ampliamente acerca del poder en la relación psicoterapeuta paciente.

En otros artículos hemos explicado como la PNL utiliza el lenguaje y la hipnosis (que no es más que un tipo específico de lenguaje); para producir cambios en las personas y lograr efectivas transformaciones en la gente, a veces tan sólo en minutos. Surge entonces una pregunta que tiene que ver con la ética ¿este conocimiento o tecnología puede ser peligrosa?, ¿puede utilizarse para manipular a la gente a favor de deseos o intereses personales del terapeuta o alguien más?

Dejaremos claro un par de conceptos antes de intentar responder las preguntas. Todo proceso de comunicación está basado en la influencia, ese es el objetivo final de toda comunicación, sea consciente o inconsciente. El pretendiente influencia a la chica para que lo acepte, lo hace el vendedor que quiere que compremos su producto, lo hacen los políticos por el voto, las empresas productoras de Hollywood para que veamos sus películas y así sucesivamente; es más, toda campaña publicitaria de quien sea y de lo que sea tiene como objetivo influenciar, por lo tanto, no se puede no influenciar.

Por otro lado la manipulación en nuestro medio tiene una connotación negativa, incluso una de sus acepciones es servir a intereses particulares, trasmite la idea de que manejo o engaño a una persona para mis fines personales y egoístas sin importar lo que ella piensa o sienta. Los principios de la comunicación humana son en sí neutrales. Los uso Mahatma Gandhi para lograr la independencia de la India o Jesús en sus sermones y Hitler para movilizar a una nación al genocidio o los líderes sectarios que se han llevado al suicidio a cientos de personas. Los usa también el pedófilo para engañar a un niño y un psicoterapeuta para evitar que una persona se suicide. Es la intención de cada uno lo que hace la diferencia, no los principios en sí mismos.

Siempre habrá influencia mientras haya comunicación, no puede ser de otra manera. La respuesta a ambas preguntas es afirmativa, pero en la realidad siempre ha sido así, no es algo nuevo, ese peligro existe desde que existe la comunicación humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails