viernes, 15 de octubre de 2010

Anclas en la PNL


¿Ha tenido la experiencia al escuchar una canción de evocar recuerdos específicos? O ¿ha visto un lugar que inmediatamente lo lleva a sentirse de cierta manera? O ¿algún olor o sabor desencadena en usted una reacción específica e inmediata? Pues estos fenómenos de estímulo y respuesta se llaman anclas en PNL.

El cerebro funciona haciendo asociaciones entre eventos, algo que los psicólogos conductistas han estudiado mucho basándose en los experimentos de un ruso de apellido Pavlov.

Muchas veces se anclan estados de manera inconsciente, una pareja en enamoramiento por ejemplo. Cuando la emoción está al tope, escuchan una melodía o se acostumbran verse en algún lugar, entonces se ancla la emoción con el estímulo (visual o auditivo o ambos). Cuando un profesor está hablando y dice “es importante… ” O “esto puede salir en el examen” los alumnos inmediatamente escriben. Cuando un gesto fruncido provoca en nosotros una emoción específica, hay un ancla de por medio; igual si sucede con un tono de voz. De hecho, el reloj puede desencadenar el hambre en muchas personas y no su estómago. Incluso los estímulos pueden ser internos, como cuando después de cierto tiempo de no dormir la persona se enfada o estresa.

La fisiología de las anclas es muy básica, a nivel nervioso no pasan por la corteza cerebral las asociaciones, por lo que la persona prácticamente no tiene injerencia sobre estas reacciones que se desencadenan; aunque sus efectos pueden ser muy poderosos, en una fobia por ejemplo. Una variante de las anclas son los bucles calibrados, que se da entre 2 o más personas, en las cuales basta solamente un gesto para desencadenar en el otro una respuesta determinada, ésta a su vez provoca otra que contesta con otra y así sucesivamente.

El uso de las anclas es muy diverso y tiene muchas utilidades en la PNL y cada una tiene sus características. Las más intensas son las olfativas, las auditivas suelen ser muy discretas y también inconscientes, las visuales socialmente establecidas, sin mencionar que el lenguaje en sí es un conjunto sofisticado de anclas.

Es un principio muy simple, pero muy efectivo en el campo del cambio personal. Así que la próxima vez que se dé cuenta de que ante un estímulo concreto presenta siempre una reacción definida, está descubriendo una de las muchas anclas que tiene usted.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails