jueves, 2 de septiembre de 2010

Naturaleza del cambio




El cambio es un concepto que tiene características definidas al menos en la cultura occidental. Si lo miramos desde el punto de vista personal y psicológico se percibe como un proceso doloroso, lento y costoso. Esta idea está arraigada en la cultura popular con refranes como “genio y figura hasta la sepultura” y “perro que come huevos ni quemándole el hocico”, entre otras.
      
Se cree que cambiar pensamientos o creencias de nosotros mismos, no es tarea fácil. Máxime cuando nos han acompañado durante mucho tiempo. Si una persona tiene una creencia de que los amigos no existen y lo ha pensado durante muchos años, es posible que crea que no va a cambiar de parecer aunque quisiera.
     
La verdad es otra. Nuestras creencias, de cualquier índole, son construcciones mentales que se formaron a través de procesos específicos, estos procesos duran realmente muy poco, desde minutos y a veces segundos. Por lo que cambiar una creencia tomaría igual tiempo. El problema no es ese. El problema radica en que nosotros acomodamos nuestra percepción a nuestras creencias y buscamos evidencias, a veces donde no la hay, para justificarlas.
      
En el caso anterior, el del hombre que no cree en los amigos, posiblemente durante muchos años recopiló evidencia de que tenía razón en pensar así. Por lo que al cambiar de creencia le resultaría difícil por la cantidad de evidencia en contra que tiene, la dificultad no está en cambiar la creencia, sino en el impacto que ello produciría en su vida. Podría significar que estuvo equivocado durante años y haber perdido así amigos potenciales, podría tal vez pensar que ha sido un tonto o iluso por creer algo que no correspondía con la “realidad” y así infinidad de objeciones al cambio.
      
Estos factores podrían afectar el proceso de cambio, pero no significa que tenga que ser doloroso, lento o costoso. Nada más habría que tomar en cuenta más factores para realizarlo de manera que sea fácil, rápido y sin dolor. La Programación Neuro-lingüística ha probado con creces de que esto es posible y que el concepto mismo de que el cambio tenga que ser doloroso es una creencia más que no corresponde con la “realidad” o “verdad absoluta.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails