miércoles, 8 de septiembre de 2010

Modelos y teorías

Podemos describir, sin ser demasiado exactos como o quisiera un científico o demasiado explícito como un metodólogo deseara; que una teoría es un conjunto de hechos y leyes experimentalmente comprobados que sustentan prácticas en determinadas áreas del saber humano que normatizan una visión o concepción del mundo. Ejemplos de teorías podrían ser la teoría de la gravitación de Newton, la teoría de la mecánica cuántica de Heisenberg y la teoría de la relatividad de Einstein, así como muchas otras.

Un modelo, en cambio, es una descripción de cómo algo funciona, sin interesarse acerca del por qué como la teoría, sino más bien en el cómo. Un modelo es una representación de un fenómeno con el objetivo de reproducirlo o mejorarlo, de eso es lo que hace la Programación Neuro-lingüística. Es un modelo de la conducta, pensamiento y emoción humana.

Cuando una teoría surge tiene que fundamentar, comprobar y explicar los postulados sobre los cuales está cimentada. En su lugar, un modelo se limita a describir el funcionamiento de aquello que está modelando, no pretende encontrar o anunciar la verdad última de las cosas o fenómenos.

La práctica de PNL es realizar un modelo de todas las actividades del ser humano; sean exitosas o no, sean deseables o no; la idea es simple. Si se modela una actividad exitosa o deseable es para poder aprenderla y enseñarla a otros; si no es exitosa o deseable, se modela para eliminarla o modificarla, colocando en su lugar algo positivo que la sustituya.

Cuando la PNL nació, fue porque sus fundadores modelaron a Fritz Perls y a Virginia Satir entre otros modelos, ambos eran exitosos y habilidosos terapeutas capaces de realizar muchas “curas milagrosas”. Aunque ellos explicaban lo que hacían a través de metáforas (“pelando la cebolla” y “convirtiendo a la gente de cartón en gente de verdad”) la PNL logró realizar un modelo muy exacto de sus patrones mentales y conductuales para que sus habilidades fueran aprendidas por otros e incluso mejoradas; esto es posible cuando el modelo es bien exacto.

El carácter pragmático de la PNL es su principal característica y permite medir su eficacia con resultados. Si lo que enseña funciona y ayuda a obtener lo que se quiere, entonces el modelo es útil; sino, se busca otro que sí lo haga. Desde esta concepción es irrelevante el por qué, a no ser que responda a una curiosidad intelectual, pero está de más y no es necesario para el cambio o la obtención de resultados. Es por eso que la PNL es un modelo de la conducta humana y no una explicación o teoría más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails