miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los virus mentales

Robert Dilts, uno de los principales exponentes de la Programación Neuro-lingüística, explica los virus mentales en su libro “El Poder de la Palabra”, como creencias limitadoras las cuales están inmersas en el mapa de realidad del individuo, pero que no están ligadas a ninguna experiencia de referencia, aprendizaje o razonamiento, son ideas que están inmersas en la mente del individuo que no permiten comentario o explicación. Simplemente son así y punto. Por lo general fueron asimiladas en la niñez a través del mecanismo que los psicólogos llaman introyección desde figuras de autoridad, poder o de alta importancia afectiva.

Al igual que los virus, que no son seres vivos sino códigos incompletos de información que necesitan de un huésped para desarrollarse y reproducirse, los virus mentales se esconden entre las creencias genuinas de la persona, sean provechosas o no, para que no sean eliminadas. Estos virus mentales son la explicación del por qué algunos comportamientos y pensamientos “ilógicos” y “obstinados” de algunas personas, que aceptan que no deberían pensar, comportarse o pensar así; pero que simplemente no pueden evitarlo.

Se diferencias de creencias limitantes en que éstas pueden ser reconocidas conscientemente por la persona, incluso puede recordar o explicar el origen de esa creencia y su función; relacionarla a datos sensoriales y deducir consecuencias de ellas; los virus mentales no aceptan cuestionamiento alguno, excepción o explicación, no sabe la persona porque piensa así, es más, creen que “así es” la realidad.

A manera de ejemplo, podríamos decir que una creencia limitante podría ser “soy muy viejo para aprender cosas nuevas”, un virus mental podría tomar esta forma “los viejos no aprenden cosas nuevas porque sus mentes ya no funcionan como antes”. Lo que quiere decir que los viejos no aprenden porque son viejos, una declaración circular que se explica ella misma y que no admite explicación o refutación, así es porque así es. En tanto que la primera declaración si da pie para refutarla desde la experiencia del individuo.

Los virus mentales son los responsables de muchos estados de sufrimiento e incapacidad de las personas, que se convierten en situaciones como arenas movedizas, entre más esfuerzos realicen para salir de ahí más se hunden. Reconocerlas y contextualizarlas son el primer paso para eliminarlas, tarea que por lo general no es tan fácil, pero no imposible. La Programación Neuro-lingüística ha desarrollado herramientas para diagnosticar y tratar estas creencias de forma efectiva, que comentaremos en otro artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails